Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas
Haz tus comentarios sobre:
 

Desde mi trinchera liberal: El debate de la eutanasia

Rellena la información requerida:

Nombre:
Correo Electrónico
Página web del autor
Comentario
( Puedes utilizar algunos códigos HTML, como <b>, <i>, <a> )
 
 

Pulse aquí para darse de alta en los boletines de los comentarios de la noticia

Pulse aquí para darse de baja en los boletines de los comentarios de la noticia

Comentarios

Fernando Inigo dijo
 
Alvaro así es. Cuando se empeñaron en despenalizar el aborto, uno de los argumentos que más utilizaron los defensores del aborto era que tal despenalización no implicaría en la práctica un incremento en el número de abortos, sino que sólo serviría para regularizar una situación clandestina. Menudo timo metieron...con la eutanasia hacen igual, pero ahí estais los médicos provida para desenmascararlos....un abrazo.
Alvaro Vázquez dijo
 
Estimado Fernando, cuanta razón tienes, de hecho una de las teorías que rechaza la aceptación social la autanasia es el el posible efecto rebote que podría generar su legalización, algo similar a lo que ha pasado con el aborto, es la teoría de la “pendiente resbaladiza”. Su legalización, aunque fuera únicamente para casos muy extremos, acabaría en una “puerta abierta” para quien la solicitara, quedando finalmente justificada por mi deseo personal de morir, o de los otros de que me muera. Y en este puntó debemos advcertir sobre el peligro de caer en la denominada “eutanasia indirecta”, es decir, la práctica de ésta sobre aquellos que sin desearlo realmente son “carnaza” de los intereses de los “villanos pro-eutanasia”, bien sea por intereses particulares o por intereses sociales. La eutanasia es una desgracia que debemos desterrar de nuestra sociedad a pesar de que "los progres" quieran metérnosla hasta en la sopa. Un abrazo Alvaro Vázquez
Fernando Inigo dijo
 
Por cierto Angel...que me da que conozco a esa farmacéutica, y no me cabe duda de que hará todo lo posible por confortar a cuantos decaídos se le presenten. Así se gana la tierra...y el cielo.
Fernando Inigo dijo
 
Bueno, un me quiero morir en un momento de depresión es comprensible, y sin duda casos habrá. Pero eso es identificable con pedir la eutanasia? El mismo médico suele comentar que unos buenos cuidados paliativos reducen en mucho el sombrio panorama de algunos enfermos. hay incluso estadísticas de los enfermos que solicitan la eutanasia activa...creo que no pasa del 0,3%. Yo recuerdo el sufrimiento de mi padre por un cáncer de garganta qe le llevó a la muerte hace ya bastantes años pero no recuerdo verlo hundido. Lo recuerdo más cerca de nosotros y más cerca de Dios...y pidiendome a mi el que probablemente fuese su último pitillo. La eutanasia ni se nos pasó por la cabeza. Por lo demás Angel, completamente de acuerdo con tu brillante exposición, como brillante y certero ha sido el colofón de Frid. Qué importante es pensar que cada minuto de vida nuestro encierra un tesoro de sentido y semilla.
frid dijo
 
Mis amigos médicos coinciden con Ángel... y mi experiencia con enfermos también. "me quiero morir" lo dicen muchos...

Personas que creen haber cumplido su papel en la vida dicen "sólo me queda morirme"... luego vienen los nietos y piensan que "todavía hay motivo para vivir".

Ante la ruina profesional... "desesperan"... pero viviendo gentes han vuelto a sacar adelante grandes fortunas. Ejemplo en Ruiz Mateos.

A los enfermos les pasa lo mismo: soledad, depresión, dolor... pero cuando llega la compañía, la euforia y la mitigación del dolor... ¡qué descanso! y qué bien agradecen esos cuidados.

Sigo pensando que la "eutanasia" es el fracaso de los que se quedan que no le han dado motivos de ser útil, de llevar el dolor, de sentirse querido.

Ángel dijo
 
Una farmacéutica me dice que despachando medicación sí que algún enfermo, en ocasiones, dice algo similar a “tendría que darme algo para morir plácidamente”; naturalmente ella interpreta, y pienso que acierta, que lo dicen informalmente entre un sí no es, o entre bromas y veras. Suele darse en pacientes con agudos dolores; también me dice que si la medicina acierta o desaparece el dolor, no se repite esa exclamación. También, y esto es más sorprendente, se da entre ancianos dependientes de terceros que se consideran menospreciados, especialmente si la dependencia es de los hijos y conviven con ellos. No digo nada nuevo; quiero creer que lo que dices es verdad, pero me sorprendería que él (el médico), no haya oído nunca a nadie decir “me quiero morir” o algo parecido. Muchas depresiones van acompañadas de ese ánimo y muchas acaban en suicidio (muchas más que por violencia de género o accidentes de tráfico); el suicidio es un acto voluntario y el suicida, hasta hace poco, no le pedía a la sociedad que fuera ella quien la ‘suicidase’, como el reciente caso francés. Esta clara la voluntad de esta francesa que acabó suicidándose al percibir que no ‘era suicidada'. Si seguimos así habrá que cambiar la forma y la conjugación del verbo pronominal “suicidarse”. Lo importante es que pocos casos documentados hay en los que alguna persona que tiene tal deseo lo lleve a la práctica si desaparecen las circunstancias que le llevaban a ese ánimo. Y ahí es donde la clase médica ‘normal’ suele incidir con un simple silogismo: “Si esta persona no se mataría de cambiar sus circunstancias porqué hemos de hacerlo nosotros; nuestra misión es sanar y obligación de la sociedad solidaria es facilitar a tal ser las condiciones que posibiliten ese cambio". Pero ahí viene la perversidad de los derechos; solucionar el problema puede ser imposible o muy oneroso; entonces se cambia el derecho a ser tratado para evitar su estado psico-somático por el de satisfacerlo; es mucho más económico y escasamente pesaroso si el médico no tiene empacho en pasaportarle. Poco a poco socialmente se va imponiendo ese segundo derecho al primero; por muchas cautelas que se pongan siempre habrá una gran presión en la persona a tratar y eso sin contar con la impudicia de algunos beneficiarios de esa muerte. Hasta pueden primar estudios económicos nacionales; en Holanda se constató, tras la aplicación de la ley, que la estancia hospitalaria de enfermos terminales o incurables, se redujo en quince días. Traducido en euros es un pastón. Yo no creo que un progresista sincero, si es que lo hay según percepción al uso pues no hay definición del palabro, esté por la labor de la eutanasia activa; discutible la pasiva pues no deslinda bien si es una pasividad pasiva o activa. Creo que es un común denominador la muerte digna, en la que nos englobaremos la mayor parte de los seres humanos cultos; usar la medicina hasta que la situación es irreversible y paliar el sufrimiento mediante medicamentos ad hoc dejando que sea la propia naturaleza del afectado la que actúe. Hay que tener en cuenta que dentro del mundo llamado progresista hay buenas mentes, pero también los que se apuntan a un bombardeo; estos y quienes hacen el oficio de progresistas (que aplican sus recetas a los demás pero algunas no para si mismos) tienen por costumbre pensar que progresista es todo aquello que va contra las doctrinas que han imperado en nuestras culturas. Es difícil luchar contra ellos pues algunos de estos profesionales son los que calan en el gran público (un Sardá o un Buenafuente como ejemplos )y copan los espacios de entretenimiento con una labor de zapa que es la que de veras da la vuelta al calcetín de nuestras reglas de convivencia.
Patxi Munarriz dijo
 
La eutanasia sólo está legalizada en dos países, y algo parecido ocurre con la adopción de niños por parte de homosexuales. Escasísimos paises la contemplan. Pero para los progres parece que lo que les interesa a ellos tiene carta de naturaleza.