Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
31.7.2008.

La emigración a debate


Por: Ángel Morancho

Dice Wipedia: “emigración, que es la salida de personas de un país, región o lugar determinados para dirigirse a otro distinto e inmigración, que es la entrada en un país, región o lugar determinados procedentes de otras partes.

3 comentarios


La emigración a debate.

 

Dice Wipedia: “emigración, que es la salida de personas de un país, región o lugar determinados para dirigirse a otro distinto e inmigración, que es la entrada en un país, región o lugar determinados procedentes de otras partes.

 

Pertenezco a una clase vulgarmente definida como acomodada; hoy en día creo que puedo decir lo mismo.

Tengo un hermano que ha sido un trotamundos vocacional toda su vida, lo cual todavía conserva.

Valgan los prolegómenos para introducir el debate en lo siguiente:

-Mi hermano hizo un amplio uso de su condición ‘falsa’ de refugiado o, simplemente, de trabajador, en los finales de los cincuenta y principio de los sesenta en Europa Central  y, además, occidental.

-Tuve ocasión (años  1958 al 1960) de ver como se desarrollaba la vida de mi hermano en aquella época.

Ahora, y por contraste, puedo ver y opinar sobre la inmigración en España en la actualidad.

Mi hermano burgués se hubiese considerado ampliamente satisfecho con serlo, en su caso,  como él lo fue en su época migratoria los que ahora le sustituyen…

No creo que haya nadie que discuta los derechos humanos; y menos en los patéticos casos de servidumbre de mano de obra a los nuevos tratantes de ‘negros’…

Nuestro buenismo occidental nos lleva a cerrar los ojos ante los disparates de nuestras formas de inmigración, que no ante los inmigrantes.

Consideramos al inmigrante como fautor de unos derechos que no hemos proporcionado a muchos de nuestros compatriotas; y clamamos al cielo en el que no se cree y al Gobierno de turno de que eso no se produzca.

ONGs de dónde sabe Dios, si existe, nos incomodan y nos ilustran sobre los derechos que esos colectivos padecen.

Perturban nuestras fascistoides conciencias y nos invitan a aportar nuestros denarios en el Templo de la Concordia.

Denarios incontrolados, denarios que uno cree ampara una red de publicidad intensiva en la que, tal cual predicadores americanos, nos vemos impelidos a dar más y más a esos desgraciados olvidándonos de los nuestros.

Creo que no seré capaz de argumentaros; pero, los que me conocéis, estaréis seguros de mi frustración ante tamaños dirigismos. La praxis metodológica de distintas instituciones de protección a inmigrantes, me llevan a considerar como exprimidores de la ubre a muchas de ellas; un análisis elemental entre aportaciones y resultados nos lleva a una descorazonadora condición habitual; prima el inter qué  de la organización sobre su declarado objetivo.

Si tuviese tiempo y medios, me agradaría denunciar ante los tribunales a tales organizaciones; sería un noble objetivo; más noble que el suyo pues primaría la sinceridad y la verdad ante la individualidad.

Larga salud a quienes defienden al débil, sin adjetivos; corta lo sea a quienes viven del mal de terceros.

Ángel


FOTOS -