Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
30.8.2008.

Caminos desde Rialb. De Rialb a Rialp. De Cova del Corb al Barranco de la Ribalera


Por: Federico Rodríguez de Rivera

Este tramo se puede hacer, ida y vuelta, en cuatro horas. Realmente lo comenzamos antes que el anterior, por la mañana, en la que era seguro el buen tiempo.

0 comentarios


El Paso de los Pirineos (2)

Este tramo se puede hacer, ida y vuelta, en cuatro horas. Realmente lo comenzamos antes que el anterior, por la mañana, en la que era seguro el buen tiempo.

Antes de iniciar el recorrido, bajamos desde Rialb para poder subir por el eje del Segre hasta Oliana y recorrer por carretera el trayecto último que el Fundador del Opus Dei hizo en autobús, pasó Oliana y en el cruce hacia Peramola bajó y fue andando con los que le acompañaban hasta un pajar de Peramola en el que esperaron la incorporación de los otros tres jóvenes que iban con ellos a hacer el paso a la zona nacional, de ahí llegaron a la Rectoría de Pallerols en la que pasaron la noche del incidente de la rosa de Rialp.

Desde la Cabaña de San Rafael iniciaron la ascensión hacia Andorra. Nosotros hicimos sólo una pequeña parte del recorrido.

Dejamos el vehículo en una masía previo a comenzar nuestra subida por la Montaña del Corb hasta la Cueva del Corb, que, como bien dice Mosén Ignaci es más bien la Casa del Corb por sus grandes dimensiones. Ahí hubo una escena que debió de ser fuerte cuando el guía dejó claras las condiciones del paso, muy duras pensando en lo peligroso que era el tránsito, casi salvajes pero de pura supervivencia.

La realidad, con San Josemaría como uno de los que pasaban fue distinta. Y, ante el desfallecimiento de uno de los que le acompañaban en esa primera etapa, todos siguieron y se rompieron las reglas por esa vez. Y todos llegaron gracias a la protección de la Virgen al destino previsto.

Para subir a la Cova del Corb se pasa por una zona de conglomerados, de origen deltáico y similares a los de los Mallos de Riglos o a los de la Sierra de Guara, seguramente de la misma formación geológica. Son unas rocas que forman unos cortados imponentes de magnífica vista y de tentadora escalada.

Cercanos a la cueva hay dos opciones de acceso, desde un camino de carros se llega por la izquierda sin apenas volar el acantilado, pero el camino normal va por la derecha y tiene unas sirgas a modo de quitamiedos que se pusieron por indicación de Monseñor Javier Echeverría para que los peregrinos que hiciesen la ruta no corriesen riesgos innecesarios, pensando en los mayores o en los que tienen vértigo o miedo a las alturas.

Llegamos a la Cova del Corb, Mosén Ignasi nos explicó qué pasó en la Cova y seguimos el camino hasta un maravilloso collado de conglomerado calizo que es como una aguja en medio de dos macizos de esa piedra. Bajamos por un bosque de pinos hacia un barranco que corta los conglomerados y desemboca en el Segre a la altura de Oliana.

Subimos el barranco hasta llegar a una zona caliza, donde hay una cueva que es la cueva donde celebró de nuevo Misa el Fundador del Opus Dei y que narra magníficamente un testigo presencial, Antonio Dalmases.

Ahí vimos la piedra plana donde se celebró la Santa Misa y que se pudo identificar con el relato de los acompañantes de San Josemaría en la odisea de los Pirineos. Esta zona se describe en los itinerarios como l´Espluga de les Vaques.



Preparando la salida.



Nos dirigimos a este macizo de conglomerado calizo.



Nos explican que ahí, al fondo, se ve el Barranco de la Ribalera, y en el contacto con la zona boscosa está la cueva donde celebró la Santa Misa San Josemaría Escrivá de Balaguer.



Llegando a la cueva del Corb.



Bajando hacia la cueva y apoyándose alguno en la sirga, que para eso está.



Entrando en la cueva del Corb.




Vista de los farallones de conglomerados.


Una planta minúscula en la piedra.





Dando la vuelta al macizo y camino al collado.


Ese es el collado.



En el collado, previo a la bajada, Xiscu indica.


El barranco de la Ribalera.


Bajamos a esta pista en el bosque de pinos, ahí acabamos el almuerzo a la vuelta.



Bajando un barranco.

Ahora subiendo lo bajado.


Camino a la cabaña.





Nuestro guía nos muestra un sinclinar y otro anticlinar que se pueden observar en las calizas.



Cortes del barranco

Llegando a la cueva de l´Esplugues de les Vaques, en la Ribalera.


Esta piedra es en la que parece que San Josemaría dijo la Santa Misa.





Un fósil en la piedra.


Volviendo.




Llegando de nuevo al collado.




Una sabina que es a la vez indicador.


Llegamos a los vehículos, bebimos algo de agua y partimos hacia la Iglesia de la Rectoría de Pallerols.


FOTOS -