Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
28.12.2008.

El capitalismo, un modelo desigual


Nadie niega que cierto grado de desigualdad de ingresos sirve para premiar el esfuerzo laboral, el talento y la innovación, y por lo tanto es un estímulo para el desarrollo. El problema aparece cuando esa desigualdad es muy grande y, además, no está suficientemente justificada por mejoras en la rentabilidad de las empresas.

0 comentarios


El capitalismo, un modelo desigual 

Sr. Director: 

                   Nadie niega que cierto grado de desigualdad de ingresos sirve para premiar el esfuerzo laboral, el talento y la innovación, y por lo tanto es un estímulo para el desarrollo. El problema aparece cuando esa desigualdad es muy grande y, además, no está suficientemente justificada por mejoras en la rentabilidad de las empresas. 

                    Y esto es lo que se ha comprobado en la actual tormenta financiera, con el naufragio de grandes compañías cuyos altos ejecutivos han cobrado retribuciones desmesuradas por una actuación que ha acabado por llevarlas a la ruina. Se habla ahora de poner coto –incluso legal- a estas retribuciones. Pero esta es solo la nota más extrema de la deriva del capitalismo actual hacia crecientes desigualdades en muchos países. 

                   El informe de la OIT sobre  El trabajo en el mundo 2008 (OIT Ginebra 2008) comprueba que desde los comienzos de los años 90 las desigualdades de renta se han se han acentuado en la mayoría de las regiones del  mundo, a pesar de un fuete aumento del empleo (30%). En dos tercios de los  73 países estudiados. La desigualdad entre los hogares ricos y los pobres se ha agrandado. 

                  La OIT prevé que la desigualdad seguirá aumentando, pues la actual desaceleración de la economía mundial afecta de manera desproporcionada a los grupos de ingresos bajos. En este contexto, recuerda el informe, los poderes públicos tienen un papel importante que desempeñar, ya que en la mayoría de los países las políticas fiscales se han hecho menos redistributivas.


FOTOS -