Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
28.1.2009.

A favor de la regeneración de la ineficaz y desprestigiada justicia española


Por: Javier Deus Alonso

Jueces y Magistrados españoles, continúan con sus reuniones para preparar la huelga y de esas reuniones surge un interesante movimiento que reivindica una Justicia española independiente y eficiente, algo casi inédito en la historia de España.

4 comentarios


A favor de la regeneración de la ineficaz y desprestigiada justicia española

Javier Deus en Deus ex Machina

Jueces y Magistrados españoles, continúan con sus reuniones para preparar la huelga y de esas reuniones surge un interesante movimiento que reivindica una Justicia española independiente y eficiente, algo casi inédito en la historia de España.

Muchos de los jueces quieren ir e irán a la huelga, pero no explican o no se atreven a explicar por qué lo hacen. Detrás de lo que para muchos es una rebeldía de las togas, hay muchos argumentos, pero casi todos confusos e incompletos, lo que hace que escondan el verdadero motivo de las revueltas con la justicia en España: cansada de ser el más desprestigiado, pobre, ineficaz y menos independiente de los poderes del Estado, la Justicia quiere y lo que es más, necesita regenerarse.

Preguntando a jueces, fiscales y abogados por las claves de la rebelión, se llega a la conclusión, que el Poder Judicial en España, es tan ineficaz y está tan falto de recursos, colapsado y desprestigiado que le ha llegado la hora de la regeneración o de la crisis total. Afortunadamente, en ese momento de extrema gravedad, está reaccionando con la paradoja de rebelarse contra un Estado del que la Justicia es parte fundamental.

Empezaron reclamando más recursos y modernización, pero ahora quieren también sacudirse a los políticos, que son como una plaga y que nombran magistrados en los grandes tribunales, manosean el Consejo General del Poder Judicial, órgano de gobierno de los jueces y tienen infiltrado el sistema judicial con fiscales, jueces y funcionarios politizados hasta la médula.

Hay miles y miles de delitos en espera de sentencia y miles de delitos están siendo despachados sin juicio porque no hay recursos. Los ciudadanos ya apenas presentan denuncias, salvo que el delito sea muy grave, porque saben que denunciar muchas veces es inútil. La sociedad española, cree que la Justicia no funciona y que está politizada hasta el fondo. La ley se aplica muchas veces según los intereses de los poderosos, generalmente con benevolencia para los amigos y con furia para los adversarios. Ante el estupor de demócratas y profesionales de la justicia, el ministro Bermejo llegó a reconocer públicamente que la ley se aplica "según convenga a la jugada". Los ciudadanos nos sentimos cada día más inseguros al comprobar que cada día crecen los asaltos, secuestros, violaciones y asesinatos. La población inmigrante, intensamente delictiva, ha complicado la situación y muchos delincuentes extranjeros pillados por la policía están siendo repatriados en lugar de ser juzgados. Aunque los extranjeros son sólo el 12 por ciento de la población, constituyen el 40 por ciento de la población reclusa. Las cárceles en España, están abarrotadas con casi 70.000 delincuentes, sin que quepa uno sólo más, lo que obliga a dejar libres y sin castigo a demasiados tipos peligrosos. El cuadro dramático de la Justicia española se completa con una casi impunidad práctica de delincuentes de guante blanco, de los más ricos y de los políticos y sus amigos. Por último, la aplicación de las fianzas es otro escándalo porque gracias al pago de dinero, aquellos que pueden pagar evitan la cárcel. Es como si el delito y la justicia pudieran comprarse y como si la maquinaria de la Justicia admitiera ser sobornada con dinero.

Entre los rebeldes del sistema judicial hay personas de todo tipo. La mayoría está en la huelga para dejar de ser los "tontos" del Estado, para reclamar el material mínimo de trabajo en el siglo XXI, ordenadores, personal y mejores sueldos, pero cada día son más los que quieren aprovechar la coyuntura para lograr que la Constitución española se cumpla y conseguir el saludable objetivo de que la Justicia deje de ser un poder ocupado por los insaciables partidos políticos.

Los ciudadanos, estamos desesperanzados e indignados con el sistema judicial, contemplamos con agrado el movimiento huelguístico, quizás porque los ciudadanos estamos intuyendo, que detrás de la posible huelga nacerá un espíritu saludable de regeneración de la democracia.

A los demócratas españoles nos gustaría contemplar ese espíritu de regeneración en los restantes poderes del Estado, convertido, por obra del mal ejecutivo y de una partitocracia indigna y poco o nada democrática, en un monstruo de casi tres millones y medio de miembros, enfermos de obesidad mórbida, integrado por presidentes, diputados senadores, alcaldes, concejales, asesores, enchufados, amigos del partido, colocados, funcionarios y mantenidos, todos ellos distribuidos en 17 gobiernos regionales inmensos y casi 9.000 ayuntamientos, todo un aparato de poder, dinero y privilegios que está fuera de control e imposible de financiar, a no ser que se esquilme a los ciudadanos con impuestos y tasas cada día más injustas y onerosas; como ya está pasando en muchas ciudades.


FOTOS -