Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
27.4.2009.

CHISPAS REFLEXIVAS


Por: Juan Pontejos

Es muy agradable constatar que en Aragón vinieron al mundo un número relativamente tan grande de personajes ilustres, en casi todas las facetas relevantes de las actividades humanas, que parece que esta tierra estuviera dotada de muy favorables cualidades genéticas, ambientales o ambas.

0 comentarios


CHISPAS REFLEXIVAS



Es muy agradable constatar que en Aragón vinieron al mundo un número relativamente tan grande de personajes ilustres, en casi todas las facetas relevantes de las actividades humanas, que parece que esta tierra estuviera dotada de muy favorables cualidades genéticas, ambientales o ambas.

Cuando reflexionamos sobre los lugares de nacimiento de estos grandes aragoneses, nos asombra que un gran número de ellos nacieron en pueblos pequeños, o muy pequeños, en comparación con la mayor población relativa y absoluta con que contó siempre la capital de Aragón, Zaragoza. ¿Cuál será la explicación científica de este fenómeno aparentemente raro? El poeta Marcial, el teólogo Miguel Servet, San José de Calasanz, Baltasar Gracián, el conde de Aranda, Goya, Joaquín Costa, Lucas Mallada, Ramón y Cajal, San Josemaría Escrivá, Buñuel, Laín Entralgo, ŠTodos procedieron de lugares distintos de la capital, algunos de ellos pueblos muy pequeños y, probablemente, con menos medios de educación. La gran ciudad cuenta siempre con un ambiente de mayores comodidades. En ella se necesitan menores sacrificios para llevar una ruta vital confortable. Pero de ellos tan solo Gracián pudo triunfar en Aragón (Huesca), gracias a un ³noble y erudito² : Vincencio Juán de Lastanosa, que, indudablemente, no temía nada de Gracián. ¡Pero los Lastanosa parece ser que no fueron muy frecuentes en el Aragón posterior!.

Hoy se sabe que para triunfar en grandes competiciones deportivas la preparación debe comenzar muy tempranamente. Pero debe seguir a lo largo de toda la vida de competición. Parecido ocurre con las ³carreras intelectuales². ¡El que quiera llegar lejos debe comenzar en edad adecuada! Y no es fácil realizar un gran esfuerzo a lo largo de mucho tiempo sin que previamente se haya conseguido voluntad férrea, capacidad de sacrificio y constancia en los empeños. Hay situaciones vitales que obligan o, al menos, estimulan la práctica de esfuerzos repetidos durante largos períodos de tiempo. No es posible pensar razonadamente que los grandes descubridores, conquistadores y, en general, grandes españoles de los siglos XVI y XVII llegaran a parecidas cotas de valía y realizaciones sobresalientes si sus circunstancias no hubieran sido excepcionalmente duras y su voluntad excelsa. Además contaban las muy ³cuantiosas² motivaciones frente a ³tiempos personales pasados² capaces de entrenarlos en los sacrificios continuados. Por distintos caminos algunas eminencias que brillaron en la emigración o el exilio consiguiendo, por suerte para muchos países, una ³segunda colonización² (esta vez solamente intelectual) en la Hispanoamérica del siglo XX. Probablemente habrían sido menos efectivos si no hubieran salido de su medio natural originario.

Por todas estas reflexiones que anteceden, a mi me queda la gran duda: ¿Los aragoneses que triunfaron fuera de su tierra fue por el entrenamiento exterior requerido o fue por su liberación de envidias, zancadillas y hasta las puñaladas que no son extrañas dentro de Aragón?.

Pero lo que me importa resaltar aquí hoy, es que Aragón necesita recoger a todos sus hijos por justicia y, especialmente, a los mejores por conveniencia para toda la región autonómica. No quiero profundizar para no molestar excesivamente a nadie, pero puedo hablar, porque es público y notorio, la gran escasez de médicos especialistas que padece Aragón ¡Cuando miles de excelentes especialistas aragoneses emigrados a otras autonomía y hasta el extranjero habrían sido mas felices quedándose en su tierra!. ¿Causas? : pregunten ustedes por las diferencias de contratos de trabajo que se ofrecen en Aragón y los que les conceden fuera. Ahí tienen ustedes una causa ¡solamente una! de las muchas que inciden decisivamente en que los aragoneses triunfen excelsamente ¡pero más, cuando salen fuera de Aragón!.

Zaragoza 11 de abril de 2009 Juán Pontejos


FOTOS -