Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
30.11.2007.

Amor y ortografía. Comentarios a un artículo de Enrique Monasterio.


Por: Colaborador

Original e ingeniosa la comparación del amor con la ortografía que hace el periodista Enrique Monasterio: "En el amor, desde luego, lo esencial es la entrega, la fidelidad…, esas grandes virtudes que lo sustentan...

0 comentarios


Amor y ortografía
Josefa Romo Garlito

Equipo Gama

 

Original e ingeniosa la comparación del amor con la ortografía que hace el periodista Enrique Monasterio: "En el amor, desde luego, lo esencial es la entrega, la fidelidad…, esas grandes virtudes que lo sustentan. Pero hay un conjunto de pequeñeces que alimentan el cariño, lo hacen crecer y lo mantienen vivo: es la ortografía del amor. Cuando un amor muere, generalmente ha sido asesinado a base de pequeñas faltas de ortografía (…) Hay tres importantes reglas ortográficas en el amor: la educación, la memoria y la paciencia. Las faltas de educación a veces se disfrazan de confianza, pero son tan imperdonables como las haches fuera de sitio. Los "me olvidé", los fallos de memoria y las impuntualidades de cada día, pueden parecer intranscendentes, pero son como las ges y las jotas. ¿Y la paciencia?

 

Son las bes, las uves y las haches intercaladas. ¿Y los acentos? En el amor, los acentos son los detalles inesperados, las mil delicadezas que uno inventa (…)".

 

Y hablando del amor a Dios dice: "Y lo que he llamado ortografía, podría haberlo llamado simplemente piedad. ¿Qué trascendencia tiene, por ejemplo, una genuflexión omitida o mal hecha? Ninguna: es apenas una errata, una coma fuera de sitio. ¿Qué más da una postura que otra en la Iglesia? Da poco: es sólo un defecto de estilo, un chirrido en la prosa. ¿Y a Dios qué le importa si voy a comulgar mejor o peor vestido, si los manteles del altar están limpios o sucios, si hablo, callo, río o bostezo? A Dios, en efecto, le da lo mismo. Pero a ti no. Y es que ya lo dijo San Josemaría: «Es misión muy nuestra transformar la prosa de esta vida en endecasílabos, en poesía heroica». Dicho en prosa, lo importante es amar con buena ortografía".


FOTOS -