Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
30.11.2007.

¿Otra verdad incómoda?


Por: Jesús Domingo

A pesar de todos los desmentidos, aún hay organizaciones que culpan a los biocarburantes de las subidas de los precios agrícolas y alimentarios. En este caso ha sido la Asociación Española de Productores de Vacuno de Carne la que ha promovido y financiado el estudio independiente.

0 comentarios


A pesar de todos los desmentidos, aún hay organizaciones que culpan a los biocarburantes de las subidas de los precios agrícolas y alimentarios. En este caso ha sido la Asociación Española de Productores de Vacuno de Carne (ASOPROVAC) la que ha promovido y financiado el estudio independiente “Análisis de la actual estrategia europea en materia de biocarburantes: Otras verdades incómodas”, realizado por un catedrático de Economía Agraria de la Universidad Politécnica de Madrid.

Asoprovac dice que “según se desprende del estudio es evidente que no estamos ante un problema meramente energético, si no ante una situación en la que se ven comprometidos intereses sociales, económicos y medioambientales muy notables, por lo que se hace necesaria la demanda urgente de una moratoria que aplace durante cinco años las medidas adoptadas por la UE (Unión Europea).”

El elevado precio actual de los cereales, según las estimaciones de diversas agencias y organismos internacionales, se mantendrá durante la próxima década. La entrada de fondos de inversión y pensiones en el mercado de las materias primas agrícolas, ha añadido un elemento especulativo a la evolución de precios. Se trata, en definitiva, de un cambio estructural en el mercado mundial, independientemente de que la UE y España hayan producido este año una escasa cantidad de biocarburantes.

A juicio del autor del estudio, “resulta inexplicable que habiéndose doblado el precio de los cereales y con aumentos sustanciales en semillas oleaginosas y sus aceites, las autoridades económicas atribuyan reiteradamente el alza de los precios al incremento del petróleo o a prácticas contrarias a la competencia por parte del sector agroindustrial”. “Sin duda -continua-, se trata de un intento por eludir la responsabilidad propia derivada de la adopción de una política que no fue adecuadamente evaluada en su momento”.

Además, según se pone de manifiesto, el incremento del precio de los alimentos no va a ser un fenómeno coyuntural y elevará el coste de la vida de modo estable, lo refleje o no el índice de precios al consumo. En España no disponemos de potencial productivo agrario para satisfacer simultáneamente las demandas agroenergéticas y alimentaria y, por lo tanto, quedaremos a expensas de los precios europeos y mundiales. No quedaremos, sino que llevamos años estando.

Es cierto que el fenómeno inflacionario en España esta creando una crisis de rentabilidad en muchas explotaciones ganaderas, obligándolas al abandono productivo. Si este fenómeno continúa intensificándose, el sector ganadero se mostrará incapaz de trasladar el incremento de costes hacia delante, elevando los precios de venta de sus productos, la inflación se generaría por disminución de la oferta ganadera interior que, de igual modo presionaría los precios al consumo al alza. Las nuevas importaciones (carnes y otros productos elaborados) se efectuarían también a precios más elevados por tratarse de un fenómeno internacional.

El autor del estudio financiado por Asoprovac vaticina, el final de la bonanza de precios para el sector cerealístico, con la llegada de los biocarburantes de segunda generación que utilizan otras materias primas. “Entonces será demasiado tarde –afirma- para recuperar a su principal y más seguro cliente, las 265.000 explotaciones ganaderas que consumen actualmente entre el 50 y el 60% de los cereales en España”.

Finalmente, los supuestos efectos saludables de carácter medioambiental y contra el cambio climático que justificaron en su momento la adopción de esta política de promoción de biocarburantes, están siendo ahora ampliamente cuestionados por voces más que autorizas. En definitiva, como consecuencia de la estrategia comunitaria en materia de biocarburantes, a la persistencia de los problemas relacionados con el cambio climático, se suman ahora otros problemas de enorme gravedad en el ámbito social y económico.

Parece mentira que asociaciones de ganaderos se aferren a slogans. Los precios no han subido solo en Europa y no es debido sólo a los biocarburantes. Durante años, más de una década, los ganaderos han estado alimentando a sus animales con piensos de primera calidad a precios reducidos, durante este tiempo los productores de cereales han ido desapareciendo, ahora no hay granos. Esto que puede pasar con los ganaderos, se ha producido antes con los agricultores, la actual falta de granos es la consecuencia, por tanto no son los biocarburantes, sino la improvisación y el actuar con la creencia que los cereales se producen sin costo o que no es necesario producirlos en Europa, por ello no se han valorado cuando los podíamos importar a bajo precio, ahora faltan y eso hace que los precios hayan subido y no bajen en bastante tiempo. Me parece que los ganaderos harían mejor adaptándose a las nuevas circunstancias que pagando informes que les den la razón.