Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
27.6.2009.

La Administración crece aceleradamente


Por: Japón

En el régimen anterior existía la Administración Central, las Diputaciones provinciales y los municipios. El porcentaje de los gastos de personal funcionario sobre el total del PIB era pequeño.

3 comentarios


La Administración crece aceleradamente


 

En el régimen anterior existía la Administración Central, las Diputaciones provinciales y los municipios. El porcentaje de los gastos de personal funcionario sobre el total del PIB era pequeño. 

Hoy contamos con los siguientes niveles: europeo, nacional, autonómico, diputaciones provinciales, comarcas y municipios. Las autonomías han multiplicado el número de funcionarios por diecisiete, sin apenas ventajas para el ciudadano. El porcentaje de gasto sobre el PIB ha aumentado considerablemente, sin gran ganancia para el ciudadano. Por la primera ley de Parkinson 1=2 la burocracia crea su propio trabajo sin mejora para el cliente. 

La doctrina social de la Iglesia, llevada a la práctica por los fundadores de la Comunidad Europea, en el tratado de Roma, establece el principio de subsidiaridad: “constituye un grave perjuicio…quitar a las comunidades inferiores lo que ellas pueden hacer y proporcionar y dárselo a un sociedad mayor y más elevada, ya que toda acción de la sociedad, por su propia fuerza y naturaleza, debe prestar ayuda a los miembros del cuerpo social, pero no destruirlos y absolverlos. Todas las sociedades de orden superior deben ponerse en una actitud de ayuda (subsidium) respecto a las menores”. Analiza más tarde cómo ella se entiende en sentido positivo y negativo. Tomado del “Compendio de doctrina social de la Iglesia” recientemente publicado por el Pontificio Consejo de Justicia y paz. 

Internet habla hoy de la e-Administración, es decir, del trabajo en red. La C2A (relación del ciudadano con la administración) se hace desde el ordenador sin necesidad de desplazamiento a la ventanilla. Esto ahorra gran cantidad de trabajo y ha revolucionado el mundo de la empresa. Sin embargo, esa revolución está pendiente en la omnipresente Administración. 

La Administración, los sindicatos, los partidos políticos y otras asociaciones, financiadas con dinero público, deberían cuidar los gastos con la prudencia de un buen padre de familia. 

Un ejemplo: en una biblioteca reciben revistas gratuitas como “Tierras de Aragón” o “Los mayores en Aragón”. La bibliotecaria les escribe para darse de baja, porque no le interesan, pero no lo hacen, puesto que las mandan por sistema. No digo que estas revistas sean buenas o no, sino que si al destinatario no le interesa, que se las dejen de mandar. ¿Cuántos libros son editados desde las Administraciones que son regalados y que nadie lee? La DGA financia libros que no se venderían en el mercado. ¿No es otra forma de atentar a la libre competencia? ¿Por qué unos libros se subvencionan y otros no? 

Ya que los gastos de personal no se puede alterar, a menos que cambie el estatuto de los funcionarios ¿por qué no empezar a ahorrar en estos pequeños detalles?  

No digamos nada de los consejeros y las empresas públicas. Cuando por fin desapareció en INI (Instituto nacional de Industria) a nivel nacional, que albergaba empresas en su mayoría deficitarias, la DGA crea más empresas públicas y además sin transparencia. Un consejero propuso aumentar los impuestos ya que los gastos corrientes son fijos.  

¿Qué hacer con los funcionarios ociosos? Según el Estatuto de la función pública no se les puede despedir, prejubilarles saldría muy caro para la Seguridad Social. ¿Se debería cambiar ese estatuto para que pudieran trabajar en el sector privado? ¿Acabaría así “el trabajo asegurado para toda la vida por haber superado una oposición? 

Reinhard Mohn en sus conocidos libros: “el éxito por la cooperación” y “el triunfo del factor humano” da la solución indicando, estrategias para el progreso y la evolución de la gestión mediante la cooperación y el poner a la persona en el centro de la empresa. La Administración pública debería ser dirigida con los criterios de rentabilidad y eficacia de una empresa privada. Este es el reto pendiente.  

España es un país donde las personas más brillantes hacen oposiciones para la función pública, mientras en otros, como EEUU, esas personas acaban en el mundo de la empresa, donde además no hay enchufismo sino que se favorece el logro personal.

Javier Pueyo Usón


FOTOS -