Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
28.7.2009.

Un mundo hambriento


Para Acción contra el Hambre el dilema no está en la disponibilidad de comestibles sino en la imposibilidad de llegar a ellos.

0 comentarios


La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación hizo público el número de mortales que tendrán gazuza y que han pasado, en el último año, de 963 a 1.020 millones de seres humanos, tal y como venía afirmando el Banco Mundial.

Para Acción contra el Hambre el dilema no está en la disponibilidad de comestibles sino en la imposibilidad de llegar a ellos. El Director General de Acción contra el Hambre, Olivier Longué, reconoce que este número de indigentes “llega precisamente cuando los mercados rebosan alimentos”.

Por segundo año consecutivo la necesidad aumenta mientras las siegas han sido inmejorables. “Esto – señala Longué- demuestra que las estrategias enfocadas sólo a la producción de alimentos han fracasado y que la lucha mundial contra el hambre requiere un reajuste urgente”.

La nueva cifra pone al descubierto la obligación de poner prioridades y de apremiar, definir y organizar las estrategias de los terruños dadivosos. “Para ello –señala el Director Técnico de Acción contra el Hambre- no sólo debemos salvar la vida de aquellos en situación crítica sino ir más allá y atacar directamente la causas estructurales del problema”.

Acción contra el Hambre señala tres rutas precisas de actuación a las que la comunidad internacional debe dar preferencia: El desarrollo de las posibilidades más allá de las respuestas agrarias, tutelando la diversificación de los medios de vida y reforzando los mercados locales. La incorporación de estrategias de salvaguarda social y alimenticia para contestar a la gazuza estacional o diaria. La cooperación, de forma resuelta, en enfoques de control de riesgos y preparación ante catástrofes, para mitigar la progresiva eficacia de los que devastan los medios de vida de la población más desamparada e indefensa.

Para lograr este cambio de mentalidad entre quienes tienen en sus manos las resoluciones políticas “tal vez convenga recordarles que no se trata sólo de un problema humanitario, sino económico y de seguridad mundial, lo que convierte a la lucha contra el hambre en una  de las inversiones más rentables en este momento”, concluye.

CLEMENTE FERRER ROSELLÓ
Presidente del Instituto Europeo de Marketing, Comunicación y Publicidad


FOTOS -