Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
30.7.2009.

Síndrome de Parry-Romberg


El Diccionario de Bioética, afirma que “Es gravemente ilícito el uso, con finalidad terapéutica, de las células madre embrionarias”.

0 comentarios


En medicina regenerativa, las células madre adultas siguen siendo las únicas con utilidad médica. Si bien aún no ha pasado el tiempo suficiente para tener seguridad de la eficacia a largo plazo de las terapias aplicadas, con estas células se ha logrado reparar distintos tejidos como el cardiaco, el muscular y el de córnea. Hay numerosos ensayos clínicos en curso, de los que apenas se habla.

Un indicio cuantitativo de la investigación con células madre adultas se puede obtener en el portal ClinicalTrials.gov, un registro de ensayos clínicos mantenido por los National Institutes of Health (Estados Unidos), donde se inscriben ensayos de todo el mundo. Con fecha 17 de junio de 2009, incluía 74.541 ensayos en 167 países. Los relativos a células madre eran 2.446, casi todos con células adultas de distintas clases; con sangre de cordón umbilical, el buscador del sitio encuentra 144 ensayos, y con células embrionarias humanas, solo 7.

Un ejemplo reciente, con resultado feliz, de empleo de células madre adultas lo dio a conocer hace dos semanas el Hospital Vall d’Hebron (Barcelona). Allí fueron intervenidos dos niños aquejados del síndrome de Parry-Romberg, que causa una grave deformación de la cara y puede llegar a dañar al sistema nervioso hasta provocar convulsiones o afectar a la sensibilidad y al habla.

Los médicos del Hospital Vall d’Hebron extrajeron células madre del tejido adiposo de los propios pacientes, y se las implantaron en la parte enferma. Las células comenzaron a actuar rellenando las zonas atrofiadas, aumentando la vascularización y liberando hormonas y factores de crecimiento que prolongan el proceso reparador. Al cabo de tres meses, los niños han recuperado el aspecto normal en gran parte. El resultado es mucho mejor que con la terapia común hasta ahora: cirugía plástica con implantes de materiales biológicos.

No se puede admitir, en ningún caso, prácticas como la producción, congelación y manipulación de embriones humanos.

(Fuente: aceprensa). 

CLEMENTE FERRER ROSELLÓ 

Presidente del Instituto Europeo de Marketing, Comunicación y Publicidad


FOTOS -