Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
27.9.2009.

Identificación


Por: José Ignacio García Sesma

La democracia genera políticos que se esfuerzan en convencernos cuando gobiernan. No solo mostrando lo que hacen, lo cual sería natural sin pasarse, sino también intentando que los ciudadanos vivan y piensen de una forma determinada pues ello repercute luego en su voto.

0 comentarios


Naturalmente unos lo practican más que otros, pero los que nos gobiernan son maestros en ello, seducen sin hacer nada. Hasta ahora les ha resultado muy rentable, eligiendo para ocupar las instituciones a que tienen acceso a personas obedientes que no pueden pensar por si mismos sino lo marcado. Llegan al poder porque convencen al electorado mediante formulas para engatusar incautos, les interesa pues que la población se convierta en plebe, cuya única diferencia es la educación. No olvidemos no obstante que la educación no tiene que suministrarse en la escuela, pues esta tiene como misión enseñar.

En la figura de los padres hay que ver además de confianza, autoridad y magisterio, porque educar no es reprimir, no en vano se les atribuye la patria potestad. Sin embargo los padres actuales han renunciado a su función educativa y claro consciente, como son, los políticos tratan de influir en la escuela para formar generaciones adictas.

Pero no solo de esa influencia se trata, los adultos sufren otro tipo de encantamiento por los mensajes recibidos cuando quieren disfrutar de su ocio. Si conectan la televisión que pagamos todos los españoles se encuentran en prime time con una serie que estando muy bien hecha pretende eso, Tiene todo de la ideología adoctrinante hasta un aborto mal practicado en una pedigüeña que roba para comer tildada por una monja católica de oveja descarriada y las consecuencias sanitarias graves del aislamiento. En resumen toda una lección de moral socialista en la que son buenos todos los de un lado y malos todos los del otro. Ridiculiza a los que representan o pertenecen a una Institución que actualmente no piensan como ellos y atribuye efectos nocivos y calamitosos a cualquier idea que no se adecue a la de ellos, de tal forma que un cura integrado es para uno un metomentodo por el mero hecho de ser cura. La acción transcurre hace 60 años, lo cual puede ser indicativo o más bien querer cambiar una forma actual de vivir que en absoluto es la de aquella época por mucho que se esmeren en buscar similitudes. Busca hacer pagar por unas ideas que han tenido un reflejo histórico en nuestra sociedad. Por meterse se mete hasta con la cuestación de la Cruz Roja, la cual ellos intentaron y consiguieron dominar. Recalca las dificultades, culpando a otros de las mismas, véase sino la letra de su melodía de cabecera “es difícil olvidar lo vivido cuando tanto se ha dado por perdido y el camino es volver a comenzar, le canto al viento por todo aquel que venció su desaliento le canto al mar por todo aquel que tuvo que olvidar para empezar.” Muchos creerán que frente a la forma de vida de entonces solo están ellos y los que se les parecen, y eso no es verdad, les duele no haber protagonizado la transición, pero esta la hizo todo el pueblo español y hay que ser muy incauto para creer sus mensajes. Pretende justificar la memoria histórica, pero falta a la Historia y desde luego no contribuye a superar un enfrentamiento entre españoles en el que ambas partes cometieron inmensos horrores. Dan así una imagen equivocada a las nuevas generaciones.

Pero no es solo la televisión oficial la que adoctrina, no en vano España crece con Andreita, tal es así que la inmensa mayoría de la población considera un abuso la conducta de una Institución, que tiene encomendada la protección de los menores, cuando persigue esta y se ponen de parte de la supuestamente agraviada (que vive de expresar públicamente lo mal que se porta determinado padre con su hija).  Es decir plebe y no pueblo, conseguido el objetivo.

Ahora hemos aprendido que decir no a los poderosos para ejercer la protección social consiste en cambiar el poderoso anterior (PRISA) por otro (Mediapro) y mientras tanto tener más de 4.000.000 de parados, consentir que los banqueros se enriquezcan sin que hagan fluir el dinero y facilitar que este se acumule en las SICAV. Por eso conviene en tiempos de crisis gastar el doble en la presidencia de la Unión Europea. Y para asegurar un futuro fructífero de los que disponen, arbitrar subvenciones en 5 Ministerios por valor de 20.000.000.000 de € o destinar 28.810 € a los gays y lesbianas de Zimbabwe.

En nuestro país ya no hay parias como en tiempos de la Internacional ni proletariado como entonces, ahora hay trabajadores a los que se les garantiza su no explotación. Es absurda e irreal la lucha de clases. No es cierto que protejan a los de menos recursos y la alternativa los trate mal.. Esta se ocupa y preocupa por ellos. Lo único que se busca ahora es justicia, libertad para decir y hacer lo que se quiera sin sufrir las consecuencias del sectarismo, vida y medios económicos y sociales para poder disfrutarla. Pero todo eso no lo podemos tener con nuestros gobernantes que tratan de adoctrinarnos. 

En suma, como en los regímenes de partido único, se trata de identificar a los españoles con un determinado partido político. Estoy seguro que si la serie “Cuéntame lo que pasó” remontase a 1982 el sr. Alcántara sería del PSOE de carné o de corazón.

José Ignacio García Sesma
Inspector de Trabajo y Seguridad Social jubilado