Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
31.10.2009.

Arde el oasis


Por: Juan Pablo Sánchez Vicedo

Trincar al alcalde de Santa Coloma de Gramanet es como hundir el buque insignia del PSC. Trincar a la vez a Lluís Prenafeta y a Macià Alavedra es lo mismo que amputarle los dos brazos a Jordi Pujol.

0 comentarios


Dijimos ayer que el tinglado constitucional del setenta y ocho se basa en una colección de sobreentendidos que la clase periodística, en simbiosis con la política, se encarga de alentar como el que aviva la hoguera que lo calienta. “Fuera del poder hace mucho frío”, dijo alguien y repiten todos. El poder, sin embargo, está en todas partes o en todas los colores del mapa autonómico, donde se propaga el incendio del poder, como hemos dicho, y los poderosos del Estado más los autonómicos, con la ayuda del periodismo, se disfrazan de bomberos para atizar mejor el fuego. Los incendiarios que pasan por bomberos o los maleantes disfrazados de benefactores son hoy, a lo que se ve, el grueso de nuestra oligarquía y por eso hemos afirmado que sufrimos una grave crisis no solo económica, sino institucional y moral. Uno ha escrito en este blog sobre  el problema sin eludir la responsabilidad popular, colectiva (“España”, 12 de octubre), ni la propia responsabilidad individual (“Mea culpa”, 2 de octubre).


Ayer desmontamos el sobreentendido de la idoneidad de Gallardón y hoy la realidad se encarga de desmontar el del oasis catalán. La última redada de políticos sagrados ha pescado algunas de las piezas más gordas del cotarro nacional-terrorista (otro día explicaré, para los que no estén al tanto, mi etiqueta del nacional-terrorismo). Trincar al alcalde de Santa Coloma de Gramanet es como hundir el buque insignia del PSC. Trincar a la vez a Lluís Prenafeta y a Macià Alavedra es lo mismo que amputarle los dos brazos a Jordi Pujol. Y como el juez que maneja el asunto está imputado por prevaricación se cierra una metáfora perfecta y desoladora de la actual situación española.


Ayer tuvo que ser un día de teléfonos que acaso adentrara sus zozobras en las horas de la noche. Los teléfonos han debido de traer y llevar, de Barcelona a Madrid y viceversa,  recados alarmistas y gestiones desesperadas en busca de alguna influencia que salve los muebles de la quema en este nuevo foco del gran incendio del poder que está arrasando España.


FOTOS -