Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
27.12.2007.

HABLANDO DE LIBERTAD, por LIRIA LAMIEL


Por: Colaborador

¿Cómo abordar el término libertad? ¿Qué significado tiene esa palabra tan indefinida y tan presente en nuestro acerbo cultural? ¿Es un estado, un sentimiento o una condición…? Quizás todo eso…

0 comentarios


¿Cómo abordar el término libertad? ¿Qué significado tiene esa palabra tan indefinida y tan presente en nuestro acerbo cultural? ¿Es un estado, un sentimiento o una condición…? Quizás todo eso…

La libertad entendida como valor absoluto tiene un contenido puramente filosófico, que puede ser real, siempre y cuando sea un valor orientativo para los actos de voluntad, teniendo en cuenta que los actos de voluntad adquieren caracteres particulares según los diferentes niveles en los que se actúa, de ahí que por lo general deba ser relativizada.

El hombre societario deberá tener cuenta a la hora de tomar decisiones de sus dos espacios muy bien delimitados: su espacio privado personal, y su espacio colectivo compartido. Se establece una dualidad que le obliga a transacciones continuas, basadas en unas normas de convivencia que hacen posible la armonía entre sus dos facetas, ya que es en sociedad donde el hombre se beneficia de múltiples ventajas que revierten en beneficio propio, a las que le resulta difícil abstraerse. Teóricamente, en una Democracia Liberal, ambos espacios no entran en conflicto, se conjugan mediante un juego de relativización, de modo a reconducir la voluntad a la hora de tomar una u otra decisión según sean los supuestos.

También es verdad que el sistema político atrapa, obliga, impone sus condiciones, por lo que la pugna entre lo privado y lo público será una constante en el binomio individuo-sociedad. Habrá que tener en cuenta que una libertad cedida voluntariamente es un acto de libertad, por lo que perder una libertad en aras del compromiso con uno mismo, o con los demás, supone un último acto de voluntad que anula la pérdida de libertad anterior, dependiendo de las motivos que animen a tomar la decisión final, y siempre en precariedad ante nuevas situaciones. El poder optar por ceder o acceder a un acto de voluntad produce el sentimiento de libertad, aún con pérdidas de otras libertades.

El perder una libertad voluntariamente nos hace libres.

Comentar aquí


FOTOS -