Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
31.12.2007.

El Ártico fue un punto caliente


Ártico caliente

Por: Jesús Domingo

Según una información de CORDIS, Investigadores de la Universidad de Southampton han descubierto plancton tropical y fósiles de hojas típicos de climas subtropicales modernos en muestras de sedimentos tomadas en el Ártico, concretamente en la zona de Spitsbergen (Noruega)...

0 comentarios


El Ártico fue un punto caliente

 

 

Según una información de CORDIS, Investigadores de la Universidad de Southampton han descubierto plancton tropical y fósiles de hojas típicos de climas subtropicales modernos en muestras de sedimentos tomadas en el Ártico, concretamente en la zona de Spitsbergen (Noruega). Estos hallazgos se unen a otros indicios de que el Ártico tenía un clima mucho más cálido durante el Máximo Térmico del Paleoceno/Eoceno (PETM), hace 55 millones de años.

 

Y es que según parece, las temperaturas en el archipiélago de Svalbard, situado en la zona septentrional del Círculo Polar Ártico, podrían haber alcanzado los 25 °C en aquella época. Los sedimentos de Spitsbergen, la mayor isla del archipiélago, conserva un registro continuo de hace entre 65 y 33 millones de años, por lo que es muy importante para la investigación sobre el cambio climático. Durante esa época las condiciones de efecto invernadero dieron paso a etapas de glaciaciones.

 

“La comprensión de los paleoambientes de episodios antiguos de efecto invernadero resulta crucial para orientar las investigaciones sobre los efectos potenciales del cambio climático actual”, explicó el Dr. Ian Harding, de la Facultad de Ciencias de la Tierra y el Océano de la Universidad de Southampton.

 

La expedición que generó estos resultados fue parte del proyecto PACE (Climas y entornos paleoárticos), que está patrocinado por la WUN (Red Mundial de Universidades), una asociación de diecisiete universidades de investigación de Europa, Norteamérica, el sudeste de Asia y Australia. Han participado dieciocho científicos y nueve estudiantes de postgrado de Southampton, Oslo, Utrecht, Leeds, Sheffield y la Universidad Estatal de Pensilvania.

 

“Estando en el Ártico, este grupo se benefició de las detalladas explicaciones sobre las características fundamentales que tienen las sucesiones geológicas ofrecidas por expertos en una serie de campos de investigación distintos”, señaló el Dr. Harding. “Tuvo un valor inestimable poder comparar estas observaciones e interpretaciones con los resultados obtenidos por los participantes de otras expediciones en zonas geográficas distintas y en segmentos diferentes de la escala de tiempo geológica. Algo así es posible tan sólo con la colaboración entre un grupo internacional de expertos.” Esta experiencia fue especialmente valiosa para los estudiantes, agregó.

 

Se espera que el proyecto pACE ayude a establecer un gran programa multidisciplinario internacional de investigación en el futuro. “Hay una larga serie de organizaciones que están tratando de impulsar la prioridad política de la investigación sobre el cambio climático, especialmente en el Ártico. Sin embargo, casi no hay fuentes de financiación en apoyo de enfoques internacionales coherentes de esta cuestión”, destacó David Pilsbury, Director Ejecutivo de la WUN. “El programa pACE de la WUN pretende no sólo promover un programa de investigación nuevo, sino también crear una generación nueva de investigadores jóvenes dotados de los conocimientos necesarios para traspasar los enfoques circunscritos a disciplinas concretas, que pueden limitar las repercusiones de los conocimientos que acumulamos sobre la Tierra.”

 

En la fase siguiente, los investigadores implicados tratarán sobre los análisis preliminares de las muestras recogidas hasta el momento y, además, tratarán de elaborar un programa de investigación para comprender mejor la vegetación, los océanos, el clima y la atmósfera en el Ártico durante los cambios climáticos del pasado.

 

JDM


FOTOS -