Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
26.2.2010.

Goyas para un circo gubernamental


Por: Javier Peña

Un próximo Goya, a la interpretación, tiene un candidato por méritos propios más que sobrados. Se trata, como no podría ser de otra forma del mayor comediante gubernamental.

0 comentarios


GOYAS PARA UN CIRCO GUBERNAMENTAL

 

Un próximo Goya, a la interpretación, tiene un candidato por méritos propios más que sobrados. Se trata, como no podría ser de otra forma del mayor comediante gubernamental. Un Gobierno sin ningún fuelle que, si bien, no nos sacará de esta crisis por sus propias habilidades, nos está buscando entretenimiento con el Sr. Pepiño. Ese gran actor que se distingue por su chocarrería. Ya no hay pan, sólo nos queda el circo.

Un elenco gubernamental que, al quedarse sin actividad productiva, se irá, sin lugar a dudas, integrando poco a poco en la representación del Sr. Blanco. Algo para poder justificar haberes. Aunque, no sé si está el patio para charlotadas, porque hasta el buen humor se nos agota.

En cualquier caso, aún puede quedar el suficiente para imaginar al “gran fomentador” de estos reinos en una singular interpretación de la tragicomedia española por excelencia. Me refiero al Don Juan Tenorio. Su partner, la cándida Inés, principiante en la oración, no podría ser otra persona que el “príncipe del talante”. Para calentar motores, elegimos una escena. Ya sabemos que la más cañera (no sé si esta expresión podría ser adecuada para el pacto por la educación, tal y como estamos de exigentes…) es, claro está, a la escena del sofá. ¿Os la imagináis?

- Miran al horizonte por encima del Guadalquivir. Él (DB) de blanco marfil, radiante. Y ella (DO) de oscuro toga de novicia, muy discreta. A penas si se miran, pues el momento les embarga. Comienza la escena -

Don Blanco ha raptado a Doña Oscura y la ha llevado a su casa. En un diván se le declara. 

DB ¿Adónde vais, mi fiel doncella?

DO Dejadme dimitir, por Dios.

DB ¿Que os deje declinar?

      Declina en este sofá, ya verás que  es bien confortable.

      Cálmate, pues, vida mía;

      reposa aquí, un momento,

      olvídate del Parlamento,

      esa triste cárcel sombría.

      ¡Ah! ¿No es cierto, ángel de amor,

      que en aquella apartada orilla

      hay un Mariano que brilla

      y aquí se respira mejor?

      Ahora que hay brotes verdes

      y el agua es más abundante,

      espera aún sin temores

      que ya va llegando el día…

      ¿No es cierto, paloma mía,

      que te doy mucho valor? 

DO Callad, por Dios, ¡mi tesoro!,

      pues, no podré resistir;

      callad, por compasión,

      que explota mi corazón.

      ¡Ah! Me habéis dado a beber

      un filtro infernal, sin duda,

      que a prometeros me lleva

      fidelidad sin cuartel.

      Tal vez poseéis, mi ministro,

      un misterioso amuleto,

      que a vos me atrae en secreto

      como irresistible imán.

      Tal vez Satán puso en vos

      su vista fascinadora,

      su palabra seductora

      y el amor que negó a Dios.

      ¿Y qué he de hacer, ¡ay de mí!?

      Pero, sé que tú lucharás con un  denodado afán y que desmontarás,  para mí, cualquiera conspiración. 

Javier Peña Vázquez  *  Málaga


FOTOS -