Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
 





Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
30.3.2010.

Los derechos humanos en Vietnam, todavía una utopía


Por: Redacción

Informes recientes muestran que hay todavía una grave carencia de libertad religiosa en Vietnam. La liberación de prisión el 15 de marzo del padre Nguyen Van Ly ha sido una buena noticia, por desgracia poco común, tras muchos meses de constante presión del gobierno.

0 comentarios


Los derechos humanos siguen deteriorándose en Vietnam

Los creyentes siguen afrontando restricciones

ROMA, domingo, 28 de marzo de 2010 (ZENIT.org).- Informes recientes muestran que hay todavía una grave carencia de libertad religiosa en Vietnam. La liberación de prisión el 15 de marzo del padre Nguyen Van Ly ha sido una buena noticia, por desgracia poco común, tras muchos meses de constante presión del gobierno.

El padre Ly ha pasado tres años en la cárcel y durante ese tiempo sufrió palizas. Según Associated Press del 15 de marzo, fue puesto en libertad para permitirle recibir tratamiento médico.

Según el artículo, el padre Ly es uno de la más conocidos activistas de derechos humanos de Vietnam y, desde 1997, ha pasado más de 15 años en prisión. El pasado julio, 37 senadores de Estados Unidos enviaron una carta al presidente de Vietnam, Nguyen Minh Triet, pidiendo su liberación. Algunos informes han reconocido que, tras su tratamiento, el gobierno puede enviarlo de nuevo a prisión.

Estas noticias se supieron poco después de la publicación el 11 de marzo del Informe Anual 2009 sobre Derechos Humanos, por parte del Departamento de Estado norteamericano. En el capítulo dedicado a Vietnam el informe subrayaba las limitaciones a los derechos humanos.

En materia de libertad de creencias, el informe observaba que, aunque la ley prohíbe el abuso físico, la policía maltrata por lo común físicamente a los sospechosos durante el arresto o la detención. Algunos casos de abusos han tenido lugar cuando miembros de las iglesias protestantes no reconocidas han intentado llevar a cabo servicios en las provincias vietnamitas.

El informe sostenía que ha habido mejoras en lo referente a la libertad de culto, pero también admitía que todavía existen restricciones para los grupos religiosos. Por ejemplo, deben ser reconocidos o registrados oficialmente, y las actividades y los líderes de los grupos religiosos individuales deben ser aprobados por las autoridades. El proceso de registro puede también ser "lento y poco transparente", según el informe.

Control

Se ejercen los controles más estrictos cuando el gobierno considera que los grupos religiosos pueden estar implicados en activismo político, o de alguna manera plantean un desafío a sus normas, indicaba el informe.

A pesar de estas limitaciones el informe manifestaba que la participación en las actividades religiosas ha aumentado de modo significativo.

Según el Departamento de Estado, la Iglesia católica ha informado de que el gobierno ha seguido suavizando las restricciones sobre la admisión de nuevo clero y no ha puesto objeciones a la toma de posesión de tres nuevos obispos en 2009. Además, algunos sacerdotes católicos han informado de una disminución continua del control del gobierno sobre las actividades de algunas diócesis fuera de Hanoi.

Sin embargo, no todos los funcionarios del gobierno de Estados Unidos están tan convencidos de que la libertad religiosa esté mejorando en Vietnam. El 12 de marzo, la Comisión sobre Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos (USCIRF) publicaba una nota de prensa criticando el arresto de Le Thi Cong Nhan.

Le Thi Cong Nhan es una importante disidente y activista de derechos humanos y libertad religiosa, según la nota. Fue puesta en libertad un breve periodo de dos meses para completar una sentencia de tres años por "actividad contraria al gobierno", pero fue detenida de nuevo pocos días después por declarar a varios reporteros que el tiempo que ha pasado en prisión le ha confirmado su "fe" en la "lucha (pacífica) por los derechos humanos y la democracia en Vietnam".

"La USCIRF ha dado a la administración Obama y al Congreso de Estados Unidos comprometida evidencia de violaciones graves y en curso de la libertad religiosa en Vietnam", establecía la nota de prensa.

La USCIRF también citaba el testimonio dado en una audiencia ante el Comité de Relaciones Exteriores del Congreso, pocos días antes, por el Secretario Adjunto Kurt Campbell. Reconocía que Vietnam está "retrocediendo" en temas de derechos humanos y libertad religiosa.

Derechos deteriorados

Human Rights Watch también se mostraba crítica por la falta de libertad religiosa en Vietnam. Una nota de prensa que acompañaba su Informe Mundial 2010, publicado el 21 de enero, hacía referencia "al clima de represión política cada vez más dura en Vietnam".

Según Human Rights Watch el gobierno está intentando silenciar cualquier oposición de cara al congreso del Partido Comunista Vietnamita en 2011.

Junto a la detención de activistas políticas, la nota observaba las duras medidas contra los fieles católicos en el centro y el norte de Vietnam que se oponían a la confiscación por parte del gobierno de las propiedades de la iglesia.

Según el informe de 2010, el año pasado los tribunales vietnamitas sentenciaron a prisión a 20 críticos con el gobierno y activistas de iglesias independientes. Esto se añade a que existen cientos de otros activistas pacíficos políticos y religiosos cumpliendo largas sentencias de cárcel en Vietnam, observaba Human Rights Watch.

En contradicción con el informe del Departamento de Estado, Human Rights Watch mantenía que la libertad religiosa se ha deteriorado en 2009. "El gobierno ha convertido en objetivos a los líderes religiosos y a sus seguidores que defienden los derechos civiles, la libertad religiosa, y la resolución equitativa de las disputas de tierras", afirmaba.

Observaba, por ejemplo, los choques entre la policía y los miles de fieles católicos en Quang Binh, que protestaban contra la confiscación por parte del gobierno de las propiedades de la iglesia. En julio, cerca de 200.000 católicos protestaron de forma pacífica en Quang Binh después de que la policía destruyera una estructura temporal cerca de las ruinas de una histórica iglesia. Según Human Rights Watch, la policía usó gas lacrimógeno y bastones eléctricos para golpear a los fieles. La policía arrestó a 19 personas y más tarde acusó a siete de ellas de alteración del orden público.

Otro ejemplo fue un ataque de una multitud orquestada por el gobierno, que dispersó  de forma violenta a los seguidores de Thich Nhat Hanh, un conocido monje budista que ha abogado por más libertad religiosa.

El informe también contaba cómo el año pasado las autoridades de las zonas montañosas del centro del país arrestaron a docenas de cristianos montañeses acusados de pertenecer a iglesias no registradas.

En varias ocasiones la policía golpeó y aplicó bastones eléctricos a estos montañeses cuando rechazaron firmar el compromiso de unirse a una iglesia aprobada por el gobierno, indicaba el informe.

Sin cambios

Hasta ahora no ha habido una mejora en la libertad religiosa en 2010 en Vietnam, como, como atestiguan los informes. El 8 de enero AsiaNews informaba de que el crucifijo del cementerio de la parroquia de Dong Chiem había sido destruido.

Según el padre John Le Trong Cung declaraba a AsiaNews, antes de la destrucción de la cruz, los fieles intervinieron pidiendo a la policía que no llevara a cabo la acción sacrílega, pero cientos de policías antidisturbios presentes reaccionaron con brutalidad.

Luego, el 18 de enero, Compass Direct News informaba de que Sung Cua Po, que se había convertido al cristianismo en noviembre de 2009, fue golpeado por funcionarios locales en la provincia noroeste de Dien Bien hasta renunciar a su fe cristiana.

El 25 de enero, UCA News publicaba un reportaje sobre las dificultades a las que se enfrenta la archidiócesis de Hanoi.

A muchos sacerdotes se les impide visitar a los católicos locales, afirmaba el padre John Le Trong Cung, secretario en la sede arzobispal de Hanoi, según UCA News.

Al siguiente mes, un grupo formado por monjas y laicos de la diócesis de Dong Chiem fueron brutalmente atacados por las autoridades locales, según un reportaje del 26 de febrero de Asia News.

El 24 de febrero, un grupo de monjas de las Hermanas de la Cruz, que venían de Ho Chi Minh City, junto a docenas de fieles laicos, fueron atacadas y golpeadas por funcionarios vestidos de civil, a la entrada de la ciudad.

Miedo

El Guardian Weekly del 3 de marzo publicada un reportaje titulado "Vivir la religión con miedo en Vietnam".

"Para muchos de los 8 millones de cristianos de Vietnam, los domingos - que una vez eran simplemente un momento de celebración y reflexión - se mezclan con la precaución y el miedo, el culto en secreto", comentaba el artículo.

En un mensaje el 17 de noviembre de 2009, el Papa Benedicto XVI escribía al presidente de la Conferencia Episcopal Vietnamita, Mons. Pierre Nguyen Van Nhon, obispo de Da Lat.

El mensaje fue enviado con ocasión del comienzo del año jubilar en Vietnam, que conmemora los 350 años del establecimiento de sus dos primeros vicariatos apostólicos y los 50 años desde que se erigió la jerarquía.

"El jubileo también es un tiempo especial para renovar el anuncio del Evangelio a los conciudadanos y para ser cada vez más una Iglesia de comunión y misión", afirmaba el Papa. Una misión que la iglesia en Vietnam seguirá llevando a cabo, a pesar de la oposición del gobierno.

Por el padre John Flynn, L. C., traducción de Justo Amado


FOTOS -