Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
 





Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
10.4.2010.

Desarrollo histórico de la noción de persona (1)


Por: Claudio Mañes

El conocimiento del hombre no solo se ha de referir al conocimiento de que está hecho, como organismo psico-orgánico, unidad sustancial de espíritu y materia. Pero debemos preguntarnos quien es el hombre, que no solo es algo, es alguien, no solo tiene una naturaleza, es también persona, es un ser que dispone de su propia naturaleza.

3 comentarios


Desarrollo histórico de la noción de persona (1)

Claudio J. Mañes

                Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios lo creo. (Gen 1,27). 
                 

1. Origen del Concepto de persona: 

*En la Antropología. El conocimiento del hombre no solo se ha de referir al conocimiento de que está hecho, como organismo psico-orgánico, unidad sustancial de espíritu y materia. Pero debemos preguntarnos quien es el hombre, que no solo es algo, es alguien, no solo tiene una naturaleza, es también persona, es un ser que dispone de su propia naturaleza.

Ante el concepto de persona, se ha planteado si el origen del concepto procede desde la Antropología, como ciencia propia del hombre, y de ahí hubiera pasado a la Teología, o sea desde la experiencia que el hombre tiene de si mismo, a la representación que se hace de un ser divino.

Para otros autores, es desde la captación de lo divino y de la relación con Dios, como el hombre se auto-comprende a si mismo en primera instancia. El concepto persona habría derivado por participación de la dignidad personal del hombre en el encuentro con la realidad divina.

En todo caso merece la pena que estudiemos desde los primeros tiempos, como ha evolucionado este concepto que, hoy, es tenido por uno de los logros fundamentales del ser humano.

¿Cómo ha descubierto el hombre, en la historia, el concepto de persona?. El ser humano surge a su realidad, superando el determinismo animal, hace tres millones de años, aproximadamente. Pero el recorrido hasta la actualidad de esta experiencia lo realiza de modo no consciente, aunque ya se apreciaban algunos matices del comportamiento grupal.

Nuestros ancestros pudieron diferenciarse de otros primates, precisamente por tener una cierta facilidad para comportarse como individuos, pero con una dosis importante de relación grupal y amorosa.

Quizás el lenguaje fue motivo de elaboración de esta relación grupal. Surge hace quinientos mil años aproximadamente. Pero lo más importante es que el ser humano ha entrado en su realidad muy lentamente, desde que ha podido elaborar un pensamiento de lo vivido. Esto puede apreciarse en los primeros años del niño, todavía no tiene elaboración consciente hasta que tiene capacidad de lenguaje. No todo ser humano precisa el mismo tiempo en obtener su capacidad de elaboración de un pensamiento propio. Pero siempre hay alguien que cae en la cuenta en un momento histórico y en un lugar concreto. El proceso de personalización o de humanización, es caer en la cuenta de lo que me hace humano.

Los primeros textos de que un ser humano se tiene que comportar como humano, con una ética y una moral de vida individual, ocurren en Egipto, en la ciudad de Cofre, centro religioso por milenios. El capítulo 125 del Libro de los Muertos, hacia el año 2060 a.C. Aparece ya que todo humano, del común, podía resucitar si ha vivido con ética, ventaje que anteriormente tan solo tenían los emperadores y otros notables deificados. El humano con su memoria y responsabilidad, en la sala de audiencia de la otra vida espiritual, ha de hacer un resumen de su vida y es juzgado, pero el muerto aparece identificado, con nombre propio y expone sus criterios éticos.

El pensamiento griego no conoció el término ni el concepto de persona pues su metafísica siempre estuvo condicionada por el predominio del hado. Pero la experiencia del mundo griego fue poderosa y aporta al concepto la interiorización, la razón mística, de conocerse a si mismo, hacer un balance de ti mismo y proporciona, además, un método que es el del dialogo, interno y externo, meterse en uno mismo para descubrir lo que sabes, la mayéutica, es universalizada, incluso en un esclavo. El mundo griego tenía un concepto de naturalismo que impidió que se liberase del destino, aunque le daban un espacio, la polis, único lugar donde podía desarrollarse humanamente, pero aun así, no vivió el ser personal, individual, mas preocupados, como estaban, por la existencia de un concepto de alma universal.

*El concepto de persona en la Biblia y en la Iglesia. La elaboración del concepto de persona, ser individual, se depura en el mundo semítico, con un Dios único, en una alianza con un pueblo, que puede tratar de tu a tu a Dios. La Biblia no contiene el término persona. Pero sabemos que describe al hombre por medio de la triple relación de dependencia ante Dios, de superioridad ante el mundo, de igualdad ante el otro tu humano.

Los profetas llaman a la responsabilidad personal, en dialogo con ese Dios y la conciencia de ser creado y ser creado con amor y por amor. La experiencia culmina con Jesús de Nazaret, con la universalización del amor a los más pobres, que es lo máximo de la experiencia humana, aunque ésta no se haya extendido, hoy, por todo el mundo y experiencia que se ha de renovar continuamente, pero que es una experiencia hondamente fecunda.

El concepto trinitario (tres personas, una sola naturaleza), se elabora en los primeros debates de la trinidad, con la experiencia de un Hijo de un Todopoderoso que se relacionan amorosamente, primero es un concepto teológico, un ser amoroso, pero también logos, palabra, dialogo que se nos manifiesta en su encarnación. Si esto es experiencia, nos lleva a comunidades de amor, acoge al más débil, al extranjero, etc. 

2. Evolución del concepto: Teorías y esfuerzos por la definición del concepto de Persona.

La evolución del concepto de persona no es huérfana:

*En el pensamiento griego. Para empezar por el concepto griego y su fracaso en definir el concepto de persona, nos situamos en la filosofía griega. El hombre, el ser humano es relevante, pero no en el sentido de individuo singular concreto, el arquetipo de lo humano en la filosofía griega, es de carácter cósmico. Prima el concepto de idea de hombre sobre el concepto de ser humano individual, único e irrepetible.

Esta concepción tiene su plasmación en la terminología antropológica griega, con los conceptos de sustancia, esencia y naturaleza. La etimología de persona, procede del término per sonare, que significa la voz que los actores emitían a través de sus mascaras, con las que actuaban en el teatro griego y romano, no solo de hombres, sino también de animales o de astros. A través de esta mascara se incrementaba la potencia del sonido. De ahí paso a significar el papel del propio actor. Y ya en época cristiana se aplico al ser humano que interpreta el papel.

*En los primeros debates de la comunidad cristiana sobre el misterio de la Trinidad, se inicio la distinción, necesaria, entre naturaleza o esencia y la de sujeto o persona. Es evidente la carencia de definición del concepto en la filosofía griega, de la que se nutrían filosóficamente los padres apostólicos. Tampoco el concepto aparecía en la Biblia. Pero si existía con claridad en la mente de aquellos autores la doctrina cristiana sobre Dios, que confesaba, a la vez, la unicidad y su trinidad. Lo que Dios es (su naturaleza divina) se realiza en tres personas distintas, sin que se multiplique esa naturaleza que sigue siendo única.

Lo que constituye a los tres sujetos divinos, lo que hace que Dios sea Padre, Hijo y Espíritu Santo, no es su naturaleza, pues esta es común, sino la relación que existe entre los tres. No es solo palabra (logos), sino la relación (dia-logos).

La persona consiste pues en la relación, que no es algo añadido o sobrevenido sino que es la persona misma. La relación no es un simple accidente, sino la forma más antigua del concepto de persona.

Establecida la distinción entre naturaleza y persona en la Trinidad, su aplicación al ser humano es rápida, pues el dialogo que se establece en la Trinidad pasa al dialogo de la creación, de Dios con el hombre, que lo crea a su imagen y semejanza y sujeto de relación pues los crea hombre y mujer.

*Desde el principio la patrística, utilizando el término del Génesis de que el hombre es imagen de Dios, están manifestando continuamente el valor y la dignidad del ser, están señalando lo que el concepto persona significa, valor y dignidad que son adjudicables a todos y cada uno de los hombres, no a un concepto (griego) abstracto de humanidad.

*La teología medieval supuso un nuevo avance. Se iniciaron los intentos de definición del término persona. Santo Tomas no mantiene la relación como circunstancia calificadora de la persona humana. Si predica de la relación entre las tres personas de la Trinidad, pero no lo señala como circunstancia del ser humano, del que dice que la relación no se incluye en la significación de la persona, ni del ser angélico, solo de Dios.

No debemos olvidar que con Santo Tomas aparece en el campo de la metafísica y de la teología los conceptos aristotélicos de que la relación es un accidente, no una sustancia. En Dios se da la subsistencia en la relación. A Santo Tomas no le preocupó que ambos conceptos relacionales tengan un tratamiento tan diferenciado. De hecho considera natural que no existe ningún ámbito en que el tratamiento de Dios y del ser humano sea univoco.

La historia en la Edad Media era teocéntrica, la ley divina, la ley natural y la ley objetiva son deudoras del mismo concepto. Pero el ser personal no se ha liberado aun. El hecho de que a lo largo de la Edad Media no se logre la igualdad de reconocimiento relacional tanto en la Trinidad Divina como en el ser humano, lleva a una situación que no puede olvidarse. Si no reconocemos la relación con otro, no podremos negar la relación del yo con mi propio yo.

*Descartes, con el cógito ergo sum declara una ego-logia, una conciencia pensante ensimismada en su operación hacia dentro. Es la relación consigo mismo lo que descubre como radicalmente extraño al mundo circundante. Descuida que en todos hay algo anterior, una relación de persona, de vivir como persona.

*La evolución desde Descartes camina hacia un proceso de pérdida del concepto de persona, que va a vascular entre un “haz de percepciones”, el sacrificio del yo singular al espíritu objetivo científico o al socialismo marxista o a las relaciones entre las especies, las clases, el trabajo, etc. pero no la persona en relación con la persona.

Colectivismo y ego-logia. La oposición a estas tendencias, tanto la colectivista como la egologia de Descartes, imponía una nueva concepción de la persona. El ser humano es un sujeto que tiene enfrente objetos, pero también que tiene un yo frente a un tu. El concepto del yo pienso yo existo cartesiano, producía una espiral interna, que se inicia y acaba en si misma. Por eso era imprescindible encontrar una salida, la relacional. El individualismo es una perversión, pues la relación con otros constituye al hombre como humano, como persona.

El personalismo ético, concluye que el valor de la persona es superior a todos los valores de cosas, organizaciones y comunidades. Asimismo el concepto de persona adquiere ya una dimensión completa pues su relación será consigo misma, pero también con el mundo, con Dios, con los otros con los que constituye comunidades donde se convive y donde se es co-responsable, pues la persona actúa desde su responsabilidad de sus actos.

El descubrimiento del yo en relación con el tu ha dado lugar al nosotros, donde el hombre se libera del si mismo impersonal. Todo ello lleva a la declaración universal de los derechos humanos, que incluye a toda persona en la dignidad.

*El personalismo cristiano. A nadie le es posible no reconocer que la creación del hombre en la Biblia, relación del hombre con Dios y del hombre con la mujer, haya influido en muchos pensadores cristianos, como Mounier, aunque huyendo de la exclusividad de la relación como único fundamento de la persona. El cristiano no puede dejar de ser personalista, pero un humanista puede ser personalista sin ser cristiano, sin creer en un dios personal, pero si en la relación personal. 

3. En conclusión: 

*Inestabilidad del concepto persona. Parece poco comprensible que después de tantos siglos de existencia del ser humano y de muchos siglos, también, poniendo el foco de los filósofos en la comprensión del ser, el concepto de persona siga siendo inestable, oscilando entre dos focos, el ecologismo, o sea el yo pienso sobre mi mismo y lo que yo pienso es lo único relevante, individualismo feroz que parece imponer nuestra actual sociedad occidental en su plasmación social con secuelas como el relativismo y el de primar el gregarismo como única comunicación, con nuevos sistemas políticos, que pretenden imponer nuevas dictaduras populistas, perpetuándose en el tiempo.

*Naturaleza y relación en el concepto de persona. Este hecho ha determinado que se vuelvan a recordar los conceptos medievales sobre lo racional como elemento de relación, al que se ha de incorporar también el cuerpo como sustrato físico de esa relación. Por ello en el hombre la realidad personal abarca a su naturaleza, pero no es suficiente sino que incluye también la relación, como desde los muy primeros siglos se entendió la Trinidad.

El ser humano dispone de si, pero para hacerse disponible en su relación a los demás y solo puede hacerse disponible si dispone de si. Subsistencia y relación no se excluyen sino que se necesitan y complementan mutuamente.


FOTOS -