Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
17.1.2008.

La gota de humor. Menudo susto se llevó el poli.


Por: Federico Rodríguez de Rivera

Circula por la red. Lo envía Vicente. Viaje del Papa a Valencia, camino del aeropuerto para volver a Roma...

0 comentarios


Después de meter todo el equipaje  del Papa Benedicto en la limusina, el chofer se da cuenta que el Papa aún está parado en el borde de la acera.

- Disculpe Su Santidad, dice el conductor, ¿podría por favor tomar asiento y así poder partir?

- Verás hijo, dice El Papa, la verdad es que nunca me dejaron conducir en el Vaticano cuando fui cardenal, y realmente me gustaría hacerlo hoy.

 - Lo siento Su Santidad, pero no le puedo dejar conducir, perdería mi trabajo... ¿Y qué si pasara algo?, dice el chofer.

- ¿Quién va a saberlo? Además, podría haber algo extra para ti, dice El Papa, con una sonrisa.

Reacio, el chofer se sienta atrás y el Papa salta al volante.

El chofer se arrepiente rápidamente de su decisión cuando, nada mas salir del aeropuerto el Pontífice pisa a fondo acelerando la limusina a 180 km.

- ¡Por favor reduzca la velocidad Su Santidad! suplica el preocupado chofer,

pero el Papa hunde el pie hasta que se escucha la sirena.

- ¡¡¡Oh, Dios mío, voy a perder mi licencia y mi trabajo!!! se lamenta el pobre conductor.

El Papa se detiene a un lado y baja la ventanilla mientras el policía se acerca, pero cuando el policía le echa un vistazo regresa a su motocicleta y llama por radio.

- ¡Necesito hablar con el jefe!,

El jefe se pone al aparato y el policía le dice que detuvo a una limusina que iba como las balas.

 
- Arréstalo, dice el jefe.

- No creo que podamos hacer eso, él tipo es realmente importante, dice el policía.

Y el jefe exclama,

- ¡Con más razón!

- No, realmente es importante, dice el policía con insistencia.

Entonces el jefe pregunta,

- A quién tienes ahí, al Alcalde?

- Este... MAS !!!

- Al Gobernador?

- Mmm... Peor.

- Mierda -dice el jefe-

¿quién es el tipo?

- Creo que es Dios...

Desconcertado el jefe le pregunta:

- ¿Y porque piensas que es Dios?

- ¡¡¡Porque tiene al Papa de chofer... !!!


FOTOS -