Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
15.8.2010.

El verano, tiempo para las estafas electrónicas


Los delitos relacionados con las tarjetas de crédito y débito han aumentado un 60% en junio y julio respecto al 2009

Por: Marimar Cabrera Ezquerra

Los precios de las tarjetas de crédito y débito continuan subiendo, pero la seguridad de los usuarios no se ve recompensada. Ls bancos vulneran la Ley de Servicios de Pago. Los sistemas para proteger el dinero de los ciudadanos, como el chip, ya han sido superados por los delicuentes y ha nacido una nueva forma de estafa por internet: el 'fishing'

0 comentarios


El verano no es una buena época para las estafas relacionadas con los bancos y cajas. Excesos en el cobro de comisiones, fraudes por orobo o extravío de la tarjeta y prácticas delicitvas a través de Internet son las quejas qu ela Asociación de usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, ADICAE, ha recogido a lo largo de junio y julio.

Santiago Pérez, el responsable de casos colectivos de la Asociación ha señalado que "el número de reclamaciones ha aumentado un 60% en este periodo respecto al año anterior" y aconseja que "hay que tomar todas las precauciones a lo largo del año, pero que en verano, se ha de tener aún más cuidado".

Desde ADICAE afirman que bancos y cajas de ahorros "vulneran la Ley de Serivcios de Pago", que dictamina que la responsabilidad del usuario de una tarjeta en caso de robo o pérdida queda limitada  a 150 euros. El encargado de acarrear con el resto es el banco o la caja.

En el caso del 'fishing' (o 'phising'), pesca en inglés, los delicuentes proceden de otro modo muy diferente. Envían correos electrónicos masivos haciéndose pasar por una entidad financiera para conseguir los datos privados de los usuarios.

El problema no acaba ahí y es que la crisis también le está pasando factura a los consumidores. Desde 2005 las comisiones se han multiplicado. La cuota anual por tarjeta de débito ha pasado de 11 euros a casi 17, y las de crédito de 0,6 a más de un euro.


FOTOS -