Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
16.8.2010.

Angel Orensanz lleva a Nueva York las llamas radioactivas de Rusia


Por: Redacción

Los bosques rusos han transmitido siempre una emanación casi mistica, perceptible en la pintura, la música y la literatura del país.

0 comentarios


El escultor Angel Orensanz ha llegado a Nueva York desde Moscu y San Petersburgo afectado por las imágenes de un desastre ecológico y humano de enormes dimensiones. Tan pronto llego a Manhattan se recluyo en su estudio de Norfolk Street, un edificio con 160 anos de historia, que hasta mediados de los anos setenta se llamaba Congregacion Slonin, una ciudad de Bielorrusia. Son precisamente las tierras de Bielorrusia, afectadas por la catástrofe de Chernobil, donde las hogueras son mas fuertes.

Tras trabajar varios apuntes digitales que se incluyen aquí, Angel Orensanz ha erigido un gran paisaje de arboles, a modo de selva de colores rojos y amarillos, que se alzan como un laberinto de colores ardientes. Estas estructuras se alzan a cuarenta pies de altura dentro de la sede de la Fundacion bajo el cielo azul intenso del propio edificio.

Rusia es un país por el que Angel Orensanz siente especial predilección. Esta nación le ha abierto sus museos, celebrando su arte. En el 2005 expuso en el Museo Alexander Pushkin de Moscu y en el 2008 en el Museo de Arte Moderno de Moscu (“Weightlessness), también. Estas exposiciones en Moscu han ido siempre acompanadas por exposiciones en San Petersbugo tales como el Rumiantsev Palace (2005), El Ludwig/Russian Museum (2006) y este invierno el Museo Hermitage honro a Orensanz con una exposición personal, “Time Split Sculpture” . Por cierto, la primera exposición suya en Rusia se titulaba “Tierra: Muerte/Nacimiento”. El poeta Andrei Voznesenski, que murió esta primevara en Moscu, le dedico a Orensanz tiempo atrás el poema “Hojas y Raices”: “El poeta floreció aquí, desmoralizado. No se inclinaría ante lámparas sino ante el espacio publico...Su espalda estaba requemada como una hogaza de pan en el horno”. Era una profecía real.

Esta construcción escultórica, “Las llamas radioactivas de Rusia” estará abierta en Nueva York durante las dos próximas semanas de agosto.


FOTOS -