Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
27.2.2008.

Preparado para razonar


Pitágoras y Euclides. En divulgamat.ehu.es

Por: Manuel de la Hera

El hombre es un ser bien hecho. Si su razón escudriña la verdad, es porque es capaz de conocerla. El relativismo es pesimista. El hombre está preparado para razonar... y cuando lo hace con rigor... lo hace bien.

0 comentarios


Preparado para razonar


El ser humano no está concebido para actuar como fuerza bruta sino para hacer presente, en cada momento de su vida, la delicadeza de la sensibilidad, la pureza de la mente y la firmeza en la defensa de la verdad. El hombre (el ser humano en general) está muy por encima de cualquier perfección tecnológica. A veces, lo que más vale en un hombre es decir no a su capricho, a esa ventolera que intenta avasallar al buen juicio y al corazón fuerte.


Ventoleras esas que llegan desde cualquier lugar del horizonte de la vida con colores atractivos y seductores. A veces parece que se necesitan para poder volar hacia lugares de ensueño y de límites casi infinitos. Es la tentación que acosa al hombre una y otra vez; la del dominio, la de estar por encima de todo, la de no sujetarse a nada que suponga esfuerzo de la mente o de la voluntad. Ventoleras que arrebatan y deshacen los valores más puros del sentir humano.


El hombre debe prepararse para ser fiel a su razón de ser. Ha de ser constante en la labor de reforzar los valores de la calidad humana, que se condensan en la libertad para la proclamación de la verdad y la defensa de la misma. Ha de hacerlo con humildad, sin asomo de jactancia personal, y perseverante. No se trata de un destello de luz, de algo que brilla un momento y desaparece, sino de la luz que luce siempre y que permite ver con claridad todo cuanto existe.


El hombre ha de ser seguro en su caminar, aunque el camino a seguir sea duro y sean muchas las dificultades a superar y aunque sean muchas las llagas que llegue a padecer. Su paso, así, dejará huella más profunda, más digna de admiración y de ejemplo a seguir, porque es la señal de una vida que se entrega por amor, sin hacer caso a la debilidad y sin temor a lo áspero del camino a seguir. El hombre fuerte de espíritu sabe superar las debilidades propias y lo duro del camino a transitar.


Cuando esto se escribe, en la mañana del lunes 25 de Febrero, se ultiman los preparativos en una sala especial que habrá de recibir, dentro de pocas horas, a dos personas que nos van a mostrar, a través de televisión, lo que ha sido su camino, en los cuatro últimos años, tratando de mejorar y abrir nuevos cauces para el bienestar moral y material de todos los españoles, así como lo que consideran que es necesario hacer en un futuro inmediato.


Cada una de esas dos personas debe ser consciente de la responsabilidad que tiene en esa comparecencia pública, que va a tener la máxima difusión. Antes de empezar a hablar debe considerar, seriamente, si está preparada para razonar, sin faltar a la obediencia a su razón de ser; la de la libertad para la proclamación de la verdad y la defensa de la misma, cueste lo que cueste.


Cuando no se está preparado para razonar, tal como lo exige la razón de ser de toda persona, es mejor guardar silencio.


Manuel de la Hera Pacheco.- 25.Febrero.2008


FOTOS -