Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
27.2.2008.

El ayuno fortalece la oración


La Cuaresma es tiempo especial de penitencia. Los fervorosos cristianos fortalecen su espíritu y dominan su cuerpo mediante el ayuno, para expiar por los propios pecados y por los ajenos y como ofrecimiento amoroso al Señor.

0 comentarios


La Cuaresma es tiempo especial de penitencia. Los fervorosos cristianos fortalecen su espíritu y dominan su cuerpo mediante el ayuno, para expiar por los propios pecados y por los ajenos y como ofrecimiento amoroso al Señor. Se trata del ayuno religioso, ascético. El ayuno aumenta el poder de la oración, que "es la fuerza del hombre y la debilidad de Dios". Uno ayuna para expiar por los pecados; pero cabe el peligro de presunción, que invalida el mérito de la virtud. Otros también ayunan: los judíos, y los musulmanes observan el ayuno del Ramadán. Los hay que no deben privarse de la comida. ¿Alternativa? Ayunar de miradas curiosas y de vanas palabras; de dulces, tabaco o de alcohol; de picar entre horas; del pasatiempo: cine, televisión, Internet…; de holgazanería y de egoísmo. Como dice el Padre Raniero Cantalamesa, Predicador de la Casa Pontificia, "lo que sería para nosotros el colmo de la austeridad –estar a pan y agua- para millones de personas sería ya un lujo extraordinario". Lo curioso: hoy se ayuna más que nunca: por estética, para guardar la línea, con peligro incluso de anorexia; por ideas vegetarianas o por política (huelgas de hambre). El ayuno religioso nos hace recordar a los pobres; es más meritorio si lo que ahorramos con él, lo entregamos a los necesitados o a obras de evangelización. Recuerdo estas palabras de Jesucristo recogidas por San Lucas: "Hay demonios que sólo se expulsan con oración y ayuno".

Josefa Morales


FOTOS -