Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
28.2.2008.

El extraño caso de José Luís y Zeta Pé


Por: Ignacio Carbó

José Luís en su juventud, se dio cuenta de que la conciencia de cada ser humano se compone de dos aspectos - el bien y el mal - que están enzarzados en una lucha continua. Siguiendo la hipótesis de que es posible polarizar y separar estos dos componentes del yo, creó una poción que podía transformar a una persona en la encarnación de su parte maléfica, consiguiendo al mismo tiempo depurar el lado bueno.

1 comentarios


Por Nacho Carbó

José Luís en su juventud, se dio cuenta de que la conciencia de cada ser humano se compone de dos aspectos - el bien y el mal - que están enzarzados en una lucha continua. Siguiendo la hipótesis de que es posible polarizar y separar estos dos componentes del yo, creó una poción que podía transformar a una persona en la encarnación de su parte maléfica, consiguiendo al mismo tiempo depurar el lado bueno. Después de tomar la poción, José Luís disminuía un tanto su estatura, adquiría un aspecto irreconocible para con todos sus semejantes, y su naturaleza traicionera se hacía dominante; a esta "persona" la llamó Zeta Pé.
Al joven José Luís le gustaba la política, y poco a poco se abrió hueco en su partido hasta llegar a las Cortes Generales de su país, España. En un tiempo, el joven se convirtió en el líder de su partido político.
José Luís seguía practicando estas curiosas transformaciones. En una ocasión, propuso al Gobierno de turno firmar un Pacto Antiterrorista, en virtud del cual, los dos principales partidos políticos del país caminaban juntos en materia antiterrorista, asimismo anulaba cualquier esperanza de la banda terrorista que había causado tantos muertos, a conseguir beneficio de esas muertes. Pero no tardó nada en sufrir una de esas transformaciones, y Zeta Pé, a su vez, en varias ocasiones, se sentaba en una mesa a hablar con los asesinos.
Un buen día, José Luís fue elegido Presidente del Gobierno. Las metamorfosis no cesaban. Mientras propugnaba el diálogo, su formación política firmaba un pacto por el cual se excluía al principal partido de la oposición de cualquier acuerdo. Mientras prometía consenso, rompía el pacto que él mismo propuso contra el terrorismo y se sentaba a negociar, esta vez oficialmente, con los asesinos. En unas ocasiones no consideraba oportuno instar a la ilegalización de los partidos pro-terroristas, y a unas pocas semanas de las elecciones generales, con toda prisa quería ilegalizarlos. Mientras los precios de los productos básicos subían a más del 10%, la inflación, en general, más del 4 % y cada día, 4.400 españoles perdían su trabajo, Zeta Pé decía que España se encontraba en la mejor situación económica de las posibles.
Tras numerosas transformaciones a Zeta Pé, y viceversa, José Luís se acostumbró a realizar regularmente la metamorfosis con el fin de poder entregarse a prácticas impopulares, que nunca se permitiría en la persona de José Luís. Aun con todo, tenía un poder especial para controlar estas transformaciones, sobre todo en los medios de comunicación, donde no podía permitirse el despiste de convertirse totalmente en Zeta Pé. Sin embargo, a escondidas, su parte maligna se fue haciendo más y más fuerte, rebasando la capacidad de José Luís para controlarla.
Espero, como desea la mayoría de los españoles, que no conozcamos al cien por cien al verdadero Zeta Pé. El 9 de marzo es la oportunidad.