Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
27.3.2008.

GUERRA Y PAZ


Por: Javier Peña

La paz nunca es fruto de la destrucción, sino de una lucha incansable contra el propio egoísmo. La paz se manifiesta en la búsqueda del bien común, nunca de un beneficio partidista por razones de oportunismo, de primacía de sangre…, de contubernios ideológicos o territoriales. La paz no se impone, sino que la experimentan los pacíficos.

0 comentarios


Quiero ser libre: GUERRA Y PAZ
 

La paz nunca es fruto de la destrucción, sino de una lucha incansable contra el propio egoísmo. La paz se manifiesta en la búsqueda del bien común, nunca de un beneficio partidista por razones de oportunismo, de primacía de sangre…, de contubernios ideológicos o territoriales. La paz no se impone, sino que la experimentan los pacíficos.

Importa descubrir el mal y sus razones, donde quiera que se encuentre, pero mucho más importante es encontrar y resaltar el bien como forma de ser. Por ello, no debemos escatimar ningún esfuerzo por recomponer nuestra situación, tantas veces como sea necesario, aprendiendo de nuestros propios errores y de los ajenos, para mejorar. Lo estamos deseando.

Ahora que pasó el tiempo de campaña y la hiperbolización de un mundo idílico que siempre nos ofrecen los que nunca están dispuestos a cambiar nada; ahora es el momento de pedir, de exigir, si fuera necesario, cuanto nos ha llevado a las urnas. Todo lo que nos ha llegado a parecer tan importante como para vencer nuestra resistencia a un nuevo fracaso, a superar los miedos a una nueva decepción y a no olvidar que somos los protagonistas de la democracia. Ahora hay que potenciar los movimientos cívicos para fortalecer nuestra libertad.

La paz es un planteamiento de vida que se ha de asumir plenamente, nunca una bandera partidista como la del “no a la guerra”. No hay guerras buenas o malas, legales o ilegales, justas o injustas para el pacífico, para los que eligen la paz como norma. Al igual que el “no a la pena de muerte” debe erradicar toda muerte provocada por el motivo que sea y no hay excepción.

Javier Peña Vázquez  *  Málaga


FOTOS -