Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
27.3.2008.

Exigimos ser madres


Elise Claeson

La anciana Ivonne Knibiehler, escritora gala, en un encuentro con el rotativo “Le Monde”, aseguró que; “La maternidad seguirá siendo una cuestión capital de la identidad femenina”. Y, Elise Claeson, redactora sueca de unos de los grandes diarios escandinavos, el Svenska Dagbladet, ha exclamado, en uno de sus artículos, el grito: “Oídnos, queremos ser madres”.

0 comentarios


Exigimos ser madres
 
Sr. Director:


Un caballero y una dama no yacen, no eran, ni existirán nunca idénticos. La marca física del nacimiento, destello extrínseco de lo más profundo que impera en cada varón y en cada hembra, su sustancia, nos lo hace incuestionable; el ser humano es sexuado, únicamente, de dos modos ciertos, hombre o mujer.


La avidez por provocar la ofuscación ha llegado hasta negar el primer valor, el más elevado don de la feminidad, la posibilidad de engendrar hijos.


La anciana Ivonne Knibiehler, escritora gala, en  un encuentro con el rotativo “Le Monde”, aseguró que; “La maternidad seguirá siendo una cuestión  capital de la identidad femenina”. Y, Elise Claeson, redactora sueca de unos de los grandes diarios escandinavos, el Svenska Dagbladet, ha exclamado, en uno de sus artículos, el grito: “Oídnos, queremos ser madres”.


Estas esposas exigen el papel del embarazo en la familia y evocan el auténtico feminismo que preconiza una revalorización de la dignidad, del cometido y de la competencia de la madre. Ciertamente, la maternidad es una vocación que entraña compromisos, que la hacen más preclara y más meritoria.


La esposa tiene el derecho a no ser manipulada por los que pretenden zaherir la riqueza de la maternidad con la aseveración de que es una congoja, una penalidad, una compostura poco moderna. Es posible que nunca hayan sentido el besuqueo inefable de un bebé que distingue a su mamá por vez primera, con la caricia propia de los retoños.
 
CLEMENTE FERRER ROSELLÓ
Presidente del Instituto Europeo de Marketing, Comunicación y Publicidad


FOTOS -