Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
27.3.2008.

Planned Prethood, el gigante abortista de Virginia pierde financiación.


El Senador Charles Colgan, demócrata pro-vida de Virginia

Por: Redacción

El Senador Charles Colgan, demócrata pro-vida, se ha convertido en el nuevo objetivo de los grupos feministas debido a que su voto rompió el empate a favor de la enmienda que le retira el financiamiento del Estado de Virginia a Planned Prenthood.

0 comentarios


La enmienda que recorta más de medio millón de dólares en financiamiento para el gigante del aborto, fue aprobada por un margen estrecho. La votación en el Senado de Virginia fue de 20 votos a favor de la enmienda y 20 votos en contra, quedando en manos del Teniente Gobernador Bolling la prerrogativa de romper el empate. La enmienda aún podría ser vetada por el Gobernador Kaine a fines de este mes, aunque dicho veto empañaría la imagen de político moderado que Kaine está tratando de proyectar. Lo más seguro es que Planned Parenthood enfrente un corte de financiamiento total, que se mantendrá vigente por lo menos hasta el 2010.

Los grupos feministas originalmente dirigían su ira contra el Republicano Ken Cuccinelli, quien presentó el proyecto de ley. Pero no ha pasado mucho tiempo y ahora tienen un nuevo objetivo en la mira: el Senador Charles Colgan, un demócrata pro-vida que rompió con los esquemas de su partido para “cruzar el pasillo” y votar con los Republicanos.

Colgan enfrentó una oposición radical dentro de su propio partido en los dias que siguieron a la votación, y se mantuvo firme en sus convicciones pro-vida. “Esto fue muy duro”, dijo Colgan al Associated Press el 27 de febrero. “Ellos realmente querían cambiar mi posición, pero yo no podía hacerlo”. Su voto cambió un previsible 21 a 19, que derrotaba a la enmienda por un apretado 20 a 20, lo cual le permitió al Teniente Gobernador Bolling emitir el voto decisivo contra Planned Parenthood.

El voto fue recibido con gran histeria por los seguidores de Planned Parenthood, quienes con el paso de los años han llegado a creer que el financiamiento de los programas de esterilización y anticoncepción con dinero de los contribuyentes es un derecho. Por ejemplo, estos programas tienen como objetivo priotarario a la población negra y a otras minorías, y la mayoría de contribuyentes no estarían de acuerdo con esto.

“Esta enmienda no tiene la intención de ahorrar dinero”, se quejaban en un artículo de opinión en el Commonwealth Times. “Esta es una manera en que los legisladores están atacando por los flancos a Roe vs. Wade, caso de la Corte Suprema que legalizó al aborto en los Estados Unidos, sin comprobar directamente la constitucionalidad de tal decisión”.

No importaba en realidad si esta decisión legislativa estuviera o no de alguna forma dirigida a la constitucionalidad del aborto, sólo importaba si los residentes de Virginia debieran ser forzados a financiar un grupo abortista con el dinero de sus impuestos. Pero The Times aparentemente asume que el aborto a demanda es un derecho humano, y que los grupos que lo realizan deben recibir automáticamente financiamiento del Estado.

El blog abortista Feministing.com es totalmente ligero al encasillar a todos los senadores pro-vida como “anti-opción”. El web site insiste en que estos legisladores “no están preocupados por la prevención del aborto. Su real preocupación es limitar las opciones de las mujeres y echar abajo nuestros derechos”. (Noten que en su manera de expresarse dan la idea de que ellos sí están preocupados por la prevención del aborto, cuando en realidad están tratando de vender la idea del control poblacional)

La idea de que los senadores pro-vida desperdicien su tiempo tramando una manera de subyugar a las mujeres modernas es algo risible, especialmente por el hecho de que el voto decisivo fue dado por Charles Colgan, un Demócrata moderado de Manassas.

Otro site feminista, www.feministe.us/blog/, ha ido un paso más allá. No sólo reclama que la Planned Parenthood ayuda a prevenir el aborto, sino que además sostiene que los fondos recibidos habrían ido hacia actividades no relacionadas con el aborto. “Jill”, uno de los contribuyentes del blog, dice “La ayuda federal y la ayuda del estado de Virginia no están pagando por abortos. Ellos están pagando por cuidados pre-natales, servicios de salud para mujeres, control natal y educación para la salud sexual. Millones de mujeres en todo el país se benefician con estos programas –y yo soy una de ellas”.

Quizás alguien debería explicar el concepto de caducidad a “Jill”. Todo el dinero que recibe la Planned Parenthood va al mismo fondo y es imposible seguirle la pista a partir de ahí. Siempre que la Planned Parenthood practique abortos, no habrá manera de darle dinero sin que de alguna forma se financien dichos abortos.

Population Research Institute celebra esta enmienda pro-vida y nos gustaría alentar a otros Estados a seguir el ejemplo de Virginia.

Y no es que Planned Parenthood necesite el dinero. El gigante del aborto recibe una inmensa cantidad de dinero cada año y tiene una dotación de más de quinientos millones de dólares. Asesinar bebés es un gran negocio.

Hace años, Planned Parenthood declaró al padre Fr. Paul Marx, fundador del PRI, como enemigo público número uno. De hecho, la Planned Parenthood es en realidad el enemigo número uno de los norteamericanos.

En los años que siguieron a Roe vs. Wade, Planned Parenthood ha asesinado a más norteamericanos que todas las guerras que Estados Unidos ha peleado.

 
Steve Moshes es el Presidente del PRI y Colin Mason es el Director para la Producción de Comunicaciones.


FOTOS -