Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
30.3.2008.

Infidelidades ... la gota de humor


Por: Ángel Morancho

Recopilacion de chistes sobre infedilidades que circula por la red.

0 comentarios


- Ay, Mari Carmen, la verdad es que esto del matrimonio no es lo que esperaba; estoy muy desilusionada.

- Y... ¿por qué lo dices?

  • Fíjate que desde aquella noche, una semana antes de la boda, Pepe no me ha vuelto a hacer el amor.
 
  • Eso es horrible... ¡para mí que deberías pedir el divorcio!
 

- ¡Pero si Pepe no es mi marido!

  • Ahora tengo que tener mucho cuidado para no quedarme embarazada.

  • ¡Pero si tu marido se ha hecho la vasectomía!
 

- Pues por eso mismo… por eso mismo.

 

Un hombre y una mujer están en la cama cuando suena el teléfono. Ella contesta: 

  • ¿Sí?... Está bien... No te preocupes... De acuerdo.  Adiós.

  • ¿Quién era?

- Mi marido; dice que llegará tarde porque está cenando contigo…

  • Oye, ¿tu mujer hace bien el amor?
 

- Hombre, ¿qué quieres que te diga?  Unos dicen que bien, otros que mal...

  • ¡Estoy desquiciado! Creo que me voy a suicidar. Mi mujer se ha acostado con todos los del bloque…
 
  • Bueno... no será para tanto, no habrá sido con todos, todos.

- Con todos, sí, menos con el portero. 

  • ¿Lo ves? Anímate, que pudo ser peor.
 

- Es que el portero es automático.

 

 

 

Comentario de una madre:  

- Qué mala suerte tuvo la nena... el marido le ha salido cornudo.

 

 

 

Un caballero va a visitar a una adivina, toma asiento ante la mesa con la bola de cristal y ella le dice:

  • Veo que usted tiene dos hijos.

  • Pues eso es lo que usted cree. Tengo tres hijos.

La adivina sonríe y replica: 

- ¡Pues eso es lo que cree usted!

 

 

El marido llega tarde a casa y salta rápidamente a la cama.  

  • Déjame tranquila, - dice su mujer - tengo dolor de cabeza.

- ¡Pero bueno! ¿Qué os pasa hoy a todas?