Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
31.3.2008.

Tertulia del Foro de Debate. La Eutanasia a debate: presente y futuro


Por: Álvaro Vazquez

Este jueves tuvimos la habitual cena y tertulia debate de nuestro foro particular que preside María del Mar Martínez Marqués, que también es colaboradora de www.aragonliberal.es

2 comentarios


Tertulia del Foro de Debate. La Eutanasia a debate: presente y futuro

Este jueves tuvimos la habitual cena y tertulia debate de nuestro foro particular que preside María del Mar Martínez Marqués, que también es colaboradora de www.aragonliberal.es

El ponente fue un experto en la materia que preside uno de los organismos bioéticos de mayor relevancia en nuestro país, el Dr. Rogelio Altisent, profesor asociado de la Universidad de Zaragoza, y Presidente del Comité de Bioética de la Organización Médica Colegial.

El Doctor Altisent nos aclaró los conceptos “clave” que rodean al tema en cuestión: “muerte digna”, “eutanasia pasiva”, ensañamiento terapéutico”, “coma inducido”, “sedación paliativa” y “eutanasia indirecta” planteando al respecto de los mismos cuestiones tales como: ¿Cuál es el límite de la vida?, ¿hasta donde se puede-debe llegar la intención de prolongar la vida humana?, ¿Cuando comienza a ser encarnizamiento terapéutico? Y procuró a lo largo de su charla darnos luces sobre este problema.

Sobre la muerte digna aclaró que todos los seres humanos queremos morir dignamente, ¿quien no?, pero que ello no significa que tal derecho suponga abrir la puerta de la eutanasia, son conceptos totalmente distintos. Al respecto de la eutanasia pasiva matizó que se trata de un concepto desterrado en el ámbito médico-científico, por lo que ya no se considera un término aceptado.

Definió la eutanasia como: “una conducta por acción u omisión para quitarle la vida a un paciente con una intención compasiva y en un contexto médico” y aclaró que en torno a la misma se circunscriben dos debates fundamentales, el ético-filosófico y el legal, siendo importante diferenciar entre ambos. Sobre este último debate expuso los argumentos que hacen socialmente inaceptable la aceptación de la eutanasia:

1.- el posible efecto rebote que podría generar su legalización, algo similar a lo que ha pasado con el aborto, lo definió como la teoría de la “pendiente resbaladiza”. Su legalización, aunque fuera únicamente para casos muy extremos, acabaría en una “puerta abierta” para quien la solicitara, quedando finalmente justificada por mi deseo personal de morir, o de los otros de que me muera.

2.- ruptura de la relación médico-paciente, por cuanto se pierde la confianza que debe regir tal relación. Al respecto explicó como han proliferado las Residencias de ancianos en la frontera de Holanda (por fuera del país) por miedo a ir a los hospitales de los propios ancianos holandeses.

3.- falta de formación: explicó que curiosamente los médicos más pro-eutanasia son aquellos que menos conocimientos en cuidados paliativos tienen. ¿Que llegarían a opinar si se preocuparan por mejorar su formación paliativa?

4.- la teoría del chantaje moral: una ley de eutanasia se convertiría en un chantaje moral para los más débiles, con un mensaje de “utilidad-inutilidad social”, con las consecuencias que de ello se deriven “vivir-eutanasia”. Y en este puntó advirtió del peligro de caer en la denominada “eutanasia indirecta”, es decir, la práctica de ésta sobre aquellos que sin desearlo realmente son “carnaza” de los intereses de los “villanos pro-eutanasia”, bien sea por intereses particulares o por intereses sociales.

Sobre la sedación paliativa – cuidados paliativos, clarificó que la intención de estos no es producir la muerte, sino evitar el sufrimiento, aunque como efecto indirecto de algunos fármacos pueda acelerarse la muerte, pero nunca como primera intención. Es lo que se llama “efecto indirecto o doble efecto”, algo éticamente aceptado siempre que la intención primaria no sea ésta, sino el alivio del sufrimiento. Diferenció claramente que la intención de la sedación es acabar con el sufrimiento frente a la intención de la eutanasia cuya intención es acabar con la vida.

De muchas más cosas se trató y le siguió un ameno diálogo hasta la hora de los postres; agradecimos al ponente su brillante intervención y quedamos emplazados hasta la próxima reunión.

Alvaro Vázquez


FOTOS -