Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
25.4.2008.

La gota de humor: Poner a prueba a una mujer.


Por: Ángel Morancho

Una mujer estaba sentada en un bar disfrutando de una copa que le relajaba después de un duro día de trabajo en la oficina.

0 comentarios


En qué piensan las mujeres

Una mujer estaba sentada en un bar disfrutando de una copa que le relajaba después de un duro día de trabajo en la oficina. De repente se abrió la puerta del bar y entró el tipo mas seductor que había visto en toda su vida. Era imponente... elegante, guapo, alto, musculoso, moreno, y con unos brillantes y enormes ojos azules que eran una preciosidad...


Cada uno de sus movimientos era tan masculino y sensual que la mujer no podía quitarle los ojos de encima. El hombre se dio cuenta de la mirada observadora de la mujer y directamente se le acercó. Ella, nerviosa y sonrojada, se preparó para disculparse por su mirada inquisitiva, pero antes de poder abrir la boca, él se inclinó y le susurró al oído con voz suave, profunda y ligeramente ronca:  

-"Haré cualquier cosa que desees. Cualquier cosa con la que hayas soñado o fantaseado. Todo lo que quieras, por 50 EUROS... Solo te pongo una condición..."

Temblando y expectante, la mujer le preguntó cual era su condición, Y él contesto: 


-"Tienes que decirme lo que quieras que haga, con solo tres palabras"

La mujer mira fijamente a los ojos hipnóticos del hombre por un segundo, analizando la proposición. Luego, tomada la decisión, metió la mano en el bolso y sacó 50 EUROS. Apuntó su dirección en una servilleta del bar, la dobló y metió el billete dentro poniendo la servilleta en la mano del Adonis. Sin prisa, se levantó, y mirándolo fijamente le dijo:  
 

Límpiame la casa



FOTOS -