Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
30.4.2008.

Entrevista del parra


Por: Ilparra

Entrevista del blog ilparra. al escritor Norberto Lui Romero

0 comentarios


Entrevista del blog ilparra.  al escritor Norberto Lui Romero

03aae62c31cf7836310073acb3c44b0c.jpg

 

Norberto Luis Romero nació en Córdoba, Argentina (1951). Es director y profesor de cine. En 1983 publica en Editorial Noega, de Asturias, su primer libro de cuentos, Transgresiones, y en 1988 el mismo libro aparece en Argentina publicado por Alción Editora. Tras un largo silencio aparece en 1996 El momento del unicornio, en Ediciones Nobel, de Asturias, simultáneamente con su primera novela Signos de descomposición, en la editorial Valdemar, de Madrid, donde en 1999 publica su segunda novela La noche del Zepelín y en 2002 la tercera: Isla de sirenas. En 2003 la novela Ceremonia de máscaras, en "Laertes", Barcelona. En "Leaping dog press", Virginia, The Last night of carnival, libro de relatos en traducción de H. E. Francis; y en 2005, "Editorial Egales" de Madrid, publica la novela Bajo el signo de Aries. En 2007, "Ediciones Amargord", en su colección de minilibros "1003 libros para cruzar la noche", publica el cuento Capitán Seymour Sea.  biografia

Te descubrí gracias a tu relato .Telecita  que has definido un relato de imágenes. ¿Quisiera saber como consigues crear la interacción entre palabras e imágenes.

Cuando defino a "Telecita" como un relato de imágenes me refiero a que es un cuento muy visual, como casi todos mis relatos, que a veces hasta podrían filmarse. Tal vez se deba a que mi primera percepción de una idea es una especie de destello que suele venir como una imagen, a causa de mi formación básica como cineasta. A partir de ese momento elaboro el suceso, bien las acciones, a veces la trama, o bien los personajes, mediante la cración de una atmósfera en la que priman dichas imágenes, que muchas veces no son únicamente visuales sino olfativas, oníricas en muchos casos, táctiles, sensuales. Con palabras expreso esa atmósfera que siento, pero no sólo con adjetivos, que son los que habitualmente crean una atmósfera, también con la acción y reacciones de los personajes, y sobre todo con los silencios, tan importantes a la hora de narrar.

He leído que por las mañanas escribes en un bar. ¿Es éste el lugar dónde captas las imágenes que luego utilizas en tus relatos?

No, normalmente esas imágenes me llegan de cualquier forma y en cualquier momento, sobre todo por la noche estando en la cama. Cuando estoy escribiendo me aislo de forma casi absoluta, de modo que podría escribir tanto en un bar como en una sala de fiestas: la realidad circundante suele desaparecer cuando estoy en pleno proceso creativo, cuando estoy, justamente, elaborando un mundo propio que no me es hostil y cuya voluntad está en mis manos. Dentro de ese mundo fantástico, el otro, al que llamo "vigilia", se desvanece. Es mi forma de huir de lo que no me gusta y acercarme al calor de la dicha.

Todos recordamos el pasado de Argentina, la dictadura de los generales. ¿A cuánto de todo ésto se inspiran tus historias?

b6fe0c419ab913e0cc2ac29a09793448.jpgLa verdad que poco de este pasado me llega como inspiración, sobre todo cuando mi literatura es prácticamente en su totalidad de género fantástico, pero en cada argentino (y también en cada sudamericano que, de una u otra manera, haya padecido dictaduras), persiste un fondo amargo, y éste se refleja directa o indirectamente en lo que escribimos, sobre todo cuando nos tocó vivir esa historia en etapas de la vida tan vulnerables como lo son la niñez y la adolescencia, en plena formación de la personalidad, de la identidad, etc. De manera que siempre, casi involuntariamente, como heraldos intrusos, se entrometen en alguna historia, salen a relucir de una u otra forma, porque están ahí, en el pozo de amargura donde se encharcan las malas experiencias y el dolor. Y no escribo precisamente desde el lado de la dicha, del lado amable de la vida, sino todo lo contrario: del lado oscuro.

Una pregunta personal: ¿Cuándo decidiste empezar a escribir? ¿Fué una necesidad personal o una ambición?

Que yo recuerde, escribo desde los doce o trece años, pero asumí que soy un escritor ya casi a los 30, cuando conocí a uno de mis maestros, Daniel Moyano, y él me hizo ver que yo era un escritor, no únicamente alguien que escribía en sus ratos libres. Evidentemente, escribir fue una necesidad desde siempre, porque mis ambiciones literarias siempre fueron, sencillamente, ser un buen narrador, al margen de485266f949949ef835dbed7c13ee549d.jpg que éxito llegue o no. No sé si lo he conseguido plenamente, pero espero hacerlo en un futuro no muy lejano.

¿Te puedo preguntar qué estás escribiendo actualmente? Y para terminar, una curiosidad ¿Qué libros tienes sobre la mesita de noche?

. Hace muy poco he terminado una novela que me vi forzado a escribir entre mudanzas y viajes, esta novela me llevó unos dos años de arduo trabajo, como casi todas, y una vez acabada (siempre me ocurre) me quedo vacío e incapaz de escribir casi nada. Hasta que empiezan a acumularse unas extrañas sensaciones que parecen empujarme el cerebro queriendo salir, se asoman personajes, me asaltan las imágenes... es el momento de comenzar otra. No me ocurre lo mismo con los cuentos, que una vez acabados no me dejan agotado, han pasado por mí como una brisa. No obstante, tengo comenzada una novela: "Estado Larvario", para la que necesito distanciarme un tiempo antes de continuar, porque los acontecimientos que narro en ella son muy recientes y unas de las condiciones para escribir es ser lo suficientemente objetivo como para dominar la acción y no sea ésta la que domine al escritor. Claro que podría pasarme que de tanto distanciarme lugo la novela me parezca ajena, tanto que podría abandonarla. Ya veremos.

Ahora mismo, sobre mi mesita de noche tengo a Juan_Carlos_Onetti , que nunca defrauda.

Norberto Luis Romeroprosa    Cuento


FOTOS -