Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
30.4.2008.

La pasarela del Voluntariado


El pez volador de Manterola - Angela Ibañez

Por: José María Moncasi de Alvear

Un hermoso y estilizado ‘Pez volador’ surge de las aguas del Ebro y se alza contra un cielo que destella sol. Su pico, enorme y con una gran plasticidad blanca y elíptica le asemeja al pez espada o volador. Es la pasarela del voluntariado.

2 comentarios


La pasarela del Voluntariado

José María Moncasi de Alvear

Un hermoso y estilizado ‘Pez volador’ surge de las aguas del Ebro y se alza contra un cielo que destella sol. Su pico, enorme y con una gran plasticidad blanca y elíptica le asemeja al pez espada o volador. Es la pasarela del voluntariado.

 

La poetisa de los colores, de los vientos y gentes, Ángela Ibañez, lo retrata hoy en su blog. Admiro su elegancia, su femineidad y sonrisa. Ayer domingo. Amaneció un día hermoso, de sol, de alegría y de verde. Contagiaba.

 

Madrugué y hacía allí me dirigí. Antes de adentrarme en esta pasarela, a su izquierda desde la Almozara, unos jóvenes jugaban al padel en el Club Tiro de pichón. Hasta parecían no enterarse de dicha procesión. El resto, primerizos en cruzar este puente. Zaragozanos, aragoneses, españoles y gentes del mundo entero que viven en la ciudad de la Expo, ese enclave en transformación.

 

El ‘Pez volador’ se alza desde ese lado del río. Las vistas de la Expo preciosas. Avanza a pasos agigantados. A la izquierda, el recinto de la exposición, y a nuestra derecha el río Ebro a su paso por Zaragoza. Al fondo, las torres de la Basílica del Pilar.

 

Esa alegría, ya le digo, que contagia y que hace presagiar que es el inicio de la fiesta del agua. Los tiempos. Al cruzar, tres minutos de paseo a mi paso de un metro y ochenta y siete metros de largo. Si mis hijos y mi mujer me hubiesen acompañado, seguro que unos amables peatones nos hubiesen retratado. Hacer historia. Zaragoza la tiene y ahora mucho más.

 

Un padre jovencito, divertido y preparado lleva a su niño de tres años de la mano y en la otra, su triciclo. Ejemplares. Los más veteranos sienten algo que se bambolea, que se mueve y que parpadea. Es la sensación de estar flotando. Puede ser. En mi ciudad nadie nos lo creemos. La Expo está ya aquí. Y el ‘Pez volador’ alza de nuevo su vuelo.


FOTOS -